Sociedad |

Qué recomiendan los especialistas para las personas con hipersensibilidad sonora durante las Fiestas

En la ciudad todavía no se aprobó la Ley de Pirotenica Cero.

En San Salvador de Jujuy, la Ley de Pirotecnia Cero todavía no fue implementada a pesar del pedido de diversas organizaciones y la presión de sectores que pretendían que este año sea tratada en el recinto. En esta nota te ofrecemos una serie de recomendaciones para personas que poseen sensibilidad sensorial.

El uso, tenencia y comercialización de pirotecnia afecta no sólo a los animales sino también a personas con autismo, déficit de atención, esquizofrénicas, con síndrome de down y a los adultos mayores o quienes tengan oídos muy sensibles.

Una de las medidas que se comenzó a implementar en Capital Federal y algunos lugares del país fue colocar en la puerta de las casas unas guirnaldas azules que identifican que en ese lugar hay una persona que sufre por el uso indebido de fuegos artificiales. La iniciativa busca reducir su uso y concientizar sobre los efectos negativos de la pirotecnia ya que altera los sentidos, produce taquicardia y que el sistema nervioso central se agite muchísimo.

image.png

La Licenciada en psicología de la Universidad de Buenos Aires, Verónica Posteraro recomienda como método principal de prevención hablar con los vecinos del barrio, explicar lo que siente la persona. "Hablar de la temática con la familia, con los invitados, con los vecinos. Se puede festejar de otro modo. Concientizar, concientizar y concientizar. Me parece que hay una deuda o un espacio legal, un vacío en lo que hace al estado, el que debería estar mas presente y definitivamente prohibir la pirotecnia porque ya sabemos lo que causa en el nervio auditivo para todas las personas y los animales", indicó Posteraro.

"En caso de se presente una crisis y/o molestia mayor, los padres deberán consultar con un psicólogo o psiquiatra, colocarle algodoncitos en los oídos, cerrar las ventanas, crear un sistema para amortiguar los sonidos y buscar el lugar más alejado para minimizar los ruidos", agregó la especialista. “Lo más importante es la prevención, y la única manera de prevenir es hablando con toda la gente del barrio, los vecinos, las amistades, los mismos familiares. Hay que ponerse en el lugar del otro, hay que tener un poco de empatía”, expresó la profesional en diálogo exclusivo con Jujuy Al Momento.

A las personas con autismo el ruido de los petardos les genera pánico y en consecuencia aumentan los niveles de ansiedad, de estrés, de angustia. En el caso de los chicos con epilepsia pueden desencadenar un cuadro epiléptico. “El movimiento comienza en uno”, concluyó Posteraro quién sostiene que la prevención y concientización son las únicas respuestas a la problemática.

FUENTE: Licenciada Verónica Posteraro

Dejá tu comentario