Mundo |

¿Por qué las personas les tienen miedo a los payasos?

El miedo a los payasos generalmente se da en los niños, es un miedo que se genera por haber tenido previamente alguna mala experiencia que puede ser asustarse por la figura del payaso en sí.

  • Los payasos para algunos un símbolo de entretenimiento y para otros sinónimo de escalofríos.
  • La coulrofobia es el nombre que recibe la fobia a los payasos.
  • El miedo se reduce a malas experiencias vividas.

La aparición de los payasos se remonta hacia el 2500 antes de Cristo. Su propósito original era el mismo que el de hoy: inspirar risa y alegría, animar celebraciones. Aunque, de acuerdo al Instituto Smithsoniano, siempre tuvieron un lado oscuro. La línea difusa y delgada que divide al humor y al terror encuentra su máxima expresión en los payasos.

La fobia como tal se llama coulrofobia. El miedo irracional que se desprende de la observación y cercanía a un payaso.

El término procede de una palabra griega antigua que significa “alguien que va sobre zancos”, debido a que en sus principios, los bufones elegían los tacos altísimos para desplazarse y encandilar a sus espectadores.

Lo cierto es que el payaso es una de las imágenes más repetidas de los disfraces para Halloween, y su protagonismo en pesadillas infantiles inspiró incontables personales terroríficos en la cultura popular.

payaso2.jpg

La historia de los payasos es más tétrica y misteriosa, y sus primeras formas eran muy diferentes de las simpáticas y divertidas que se conocen en la actualidad.

Los bufones se dedicaban más que nada al entretenimiento para adultos y hacían bromas a expensas de emperadores chinos, senadores romanos y lores feudales.

Andrew Stott, un profesor inglés especializado en la cultura de lso payasos, explicó que estos bufones además tocaban temas cercanos a la sustancia del ser humano: “Los bufones medievales indagaban de manera continua sobre la mortalidad de las personas, y nos recordaban qué tan poco razonables, y qué tan mezquinos y ridículos podemos llegar a ser”.

Dos siglos más tarde, los payasos siguen siendo para algunos un símbolo de entretenimiento infantil y, para otros, sinónimo de escalofríos.

Fuente: Infobae

Dejá tu comentario