Jujuy | milagro sala | Prisión preventiva | Megacausa

Megacausa: Por qué le quitaron la prisión preventiva a Milagro Sala

Este viernes, la dirigente de la Tupac Amaru, Milagro Sala, fue notificada sobre el cese de su prisión preventiva en la denominada "megacausa". No obstante, seguirá presa por la causa "pibes villeros".

  • La decisión fue tomada por el juez de primera instancia del Juzgado de Control en lo Penal Económico y Delitos contra la Administración en San Salvador de Jujuy.
  • La medida abarca también a Gladys Díaz y Mirta Aizama.
  • Se espera la elevación a juicio.

Este viernes, la dirigente de la Tupac Amaru, Milagro Sala, fue notificada sobre el cese de su prisión preventiva en la denominada "megacausa".

La decisión fue tomada por el juez de primera instancia del Juzgado de Control en lo Penal Económico y Delitos contra la Administración en San Salvador de Jujuy, Rodolfo Fernández, que lleva la causa luego de que el juez Isidoro Cruz fuera declarado incompetente.

Abarca también a Gladys Díaz y Mirta Aizama y establece que deberán prestar "caución juratoria, fijar y mantener domicilio, y permanecer a disposición del Juzgado y concurrir a todas las citaciones que se le formulen".

La líder social se encontraba con prisión preventiva en la “megacausa" que investiga el presunto desvío de fondos públicos para la construcción de viviendas, causa en la cual se encuentran imputadas 23 personas entre dirigentes sociales y ex funcionarios nacionales, provinciales y municipales, pero solo Milagro Sala, Gladys Díaz y Mirta Aizama, las tres militantes de la organización Tupac Amaru, contaban con prisión preventiva por orden de Cruz.

En diálogo con Antena 2, Fernández explicó cómo llegó la “megacausa” a su juzgado.

Se interpuso en su juzgado una inhibitoria, es decir, una cuestión de competencia que se presenta ante un juez o tribunal, a quien se considera competente, para que así lo declare y reclame las actuaciones al órgano judicial que hubiese estado actuando hasta ese momento.

“Se ha creado este juzgado, usted es el juez especializado, usted es mi juez natural. Por lo tanto, le pido que al juez que viene interviniendo se inhiba y usted asuma competencia. Analizo la causa, y evidentemente este imputado tenía razón: yo debía ser el juez competente. Se le corre vista al Juez Cruz, y él dice que yo soy competente para seguir esta causa. Así es como llego yo en la causa”.

A su vez, Fernández aclaró que su función es controlar que las garantías de los ciudadanos.

En ese trabajo advierto que Gladys Díaz, Mirta Aizama y Milagro Sala habían sido detenidas el 11 abril de 2016. Al cumplirse dos años, no se pidió prórroga en ese momento y tenemos el Artículo 13 del Código Procesal Penal de la Provincia, que dice que “ningún proceso penal podrá durar más de 2 años. En ese trabajo advierto que Gladys Díaz, Mirta Aizama y Milagro Sala habían sido detenidas el 11 abril de 2016. Al cumplirse dos años, no se pidió prórroga en ese momento y tenemos el Artículo 13 del Código Procesal Penal de la Provincia, que dice que “ningún proceso penal podrá durar más de 2 años.

Asimismo, el juez se preguntó: “¿Cómo se explica entonces que si el proceso dura 2 años, una persona pueda estar privada de su libertad, gozando del principio de inocencia, detenida? Esto no es una cuestión particular, sino una cuestión procesal”.

Fernández detalló que a partir de ello, hizo la primera resolución.

“Empecé a controlar el expediente, me dijeron que hay personas detenidas, hay incidentes que resolver, hay pedidos de abogados. Entonces empiezo analizando el derecho a la libertad. No nos olvidemos que el país está suscripto al Pacto Internacional de San José de Costa Rica, que señala que ninguna persona puede estar detenida en prisión preventiva, más de 2 años sin sentencia”.

Hay que recordar que aún no se inició la elevación a juicio de la causa. En este sentido, el abogado aclaró que no será, hasta tanto se resuelva el pedido de sobreseimiento de los funcionarios nacionales imputados, es decir José López y Nivello. Mientras tanto, se paraliza el proceso principal y no le están corriendo plazo al fiscal para que acuse.” Cuando yo resuelva eso, al fiscal se le van a reanudar los plazos para que acuse a todos, a ninguno, dependerá del fiscal”.

Una vez que el fiscal acuse, ellos podrán oponerse a esa acusación y en ese caso Fernández deberá resolver por sí o por no. Terminado ese estadío procesal, la causa pasa a juicio.

“Si todo va bien y no hay demasiadas incidencias, calculo que el año entrante podría iniciarse el juicio”.

La causa consta de 97 cuerpos, y desde sus comienzos estuvo plagada de vicios e irregularidades que rozaban lo absurdo.

Dejá tu comentario