Jujuy | Pese a los reclamos

Salta se mantiene firme contra los taxis interprovinciales

Taxistas jujeños piden regularizar su situación debido a los estrictos controles que tienen una vez que cruzan el límite hacia la vecina provincia. No obstante, trascendió que los legisladores salteños se opondrían al transporte ilegal.

En Jujuy, al día de hoy, el transporte legalizado de viajes de larga distancia parte de la Terminal de Ómnibus.

No obstante, en el último tiempo fueron apareciendo grupos de personas ubicadas en distintos puntos de la ciudad que ofrecían viajes a Salta en automóviles particulares. En algunos casos, esos grupos por cuenta propia decidieron organizarse en cooperativas y, según dicen, “tienen personería jurídica a nivel nacional”.

Juan Alberto Farfán, representante de los taxistas interprovinciales, se refirió a la situación que atraviesan una vez cruzado el límite hacia Salta.

“Ayer le secuestraron el auto a un compañero en Salta de forma violenta. El vehículo permanecerá 90 días retenido y tiene una multa de $30 mil aproximadamente”, dijo.

Por eso solicitaron a los legisladores jujeños que intervengan para legalizar el servicio. De hecho, debían mantener una reunión ayer en las Legislatura con los funcionarios locales y salteños a fin de avanzar en el tema, pero los de la vecina provincia no se hicieron presentes.

Ante la inasistencia, trascendió que no estarían de acuerdo con este tipo de transporte que, en principio, es ilegal.

Al ser consultado sobre si pesan los mismos controles cuando los taxistas salteños viajan a Jujuy, Farfán dijo: "no, ni en remises ni traffics de turismo. Nadie controla".

Cabe recordar que en una situación similar se encontraban los taxistas Interjurisdiccionales, que operaban como ilegales hasta que el gobierno dio inicio a los trámites de regularización, los cuales culminarían en noviembre.

En el caso de los taxis interprovinciales, la negativa de los legisladores salteños tiene que ver con varios puntos. Entre ellos se cuenta la competencia desleal ya que este tipo de transporte no se ajusta a los controles a los que sí se somete el resto, como los controles a los vehículos y los choferes. Por otra parte, esta situación deja a los pasajeros en una situación de vulnerabilidad ante un eventual accidente, debido a que al tratarse de un servicio ilegal, el cliente no podría reclamar los seguros de viaje correspondientes.

Dejá tu comentario