Salud |

Los mosquitos atacan más a las personas que consumen cerveza y usan perfumes

El tipo de grupo sanguíneo, la transpiración y elevada temperatura corporal, la presencia de bacterias en la piel, estar embarazada o la cantidad de dióxido de carbono que se exhala aumentan la probabilidad de ser atacado por estos insectos.

  • Hay personas que parecen atraer más a los mosquitos, cuyas picaduras pueden causar reacciones alérgicas y enfermedades potencialmente graves, como el dengue, chikunguña o zika.
  • La presencia de levadura en la cerveza, componente que emite dióxido de carbono, explicaría la predilección del mosquito.

El tipo de sangre, el metabolismo, el ejercicio físico, el perfume, el color de la ropa y hasta el consumo de cerveza pueden hacer que algunas personas sean especialmente atractivas para los mosquitos.

Lo cierto es que en una reunión al aire libre durante una noche de verano, de diez personas presentes, dos terminarán mucho más picadas que el resto. Y no tendrá que ver con que se hayan olvidado aplicarse repelente.

Según el informe que publicó Science Insider de información tomada del libro El Mosquito, del doctor Timothy Winegard, este insecto elige a quien picar en base al olfato y también la vista, ya que se inclina por personas con vestimentas de colores vívidos (elegirá un jean azul más que un pantalón blanco y definitivamente irá por los más llamativos, de colores o estampados).

Además, el mosquito preferirá picar a quien haya consumido cerveza recientemente “Al ingerir alcohol el cuerpo expulsa el calor hacia afuera, hace que se expanda la temperatura corporal, lo que genera que se sientan atraídos por una superficie más caliente”, analizó el autor, que aclaró que la razón de la preferencia de la cerveza puntualmente sigue siendo un misterio.

Algunos científicos explican que la presencia de levadura en esa bebida, componente que emite dióxido de carbono, explicaría la predilección del mosquito por la cerveza. Un estudio de la Universidad de Toyama de Medicina y Farmacia en Japón realizado hace un par de años, a través de un sencillo experimento sostiene también esta afirmación hecha por Winegard.

Dejá tu comentario