Travesía Cultural | letras |

Compartimos un poema de Pablo Cingolani

 

PABLO CINGOLANI

 

La voz existencial del escritor Pablo Cingolani se manifiesta líricamente en el siguiente poema. Nos mueve a vivir alertas, a caminar optimistas, a enriquecernos de naturaleza y, siempre, de sueños.

 

MEDITACIONES DE UN CAMINANTE

A Walter

 

Debo dar cada paso como si fuera el último

No puede descuidarme: detrás de esa piedra

Está la ponzoña que morderá mi mano

Y moriré en silencio como no merezco morir

 

Debo detenerme y mirar el horizonte

Es bueno volver a llenar mis pulmones de aire puro

Y mirar el paisaje como si fuera mi cuarto

Y sentir que no hay miedos para seguir adelante

 

El que va [1] el que viene y va,[2] el que deambula [3] el que camina

Debe saber que no sólo se hace camino al andar [4]

Sino que andando se forjan sueños, certezas y un más allá

 

Sólo explicable por el simple hecho de caminar, de caminarlo

Volvemos a la matriz, al génesis: Nacimos a pie y no nos rendimos

Hasta que acudió el automóvil a amputarnos, a desolarnos, a destruirnos.

 

Pablo Cingolani

Antaqawa, 7 de enero de 2019

 

[1] Si mal no recuerdo, en un libro de Chatwin, en Los trazos de la canción, leí que esa era la definición tibetana de un hombre.

[2] Ugalde

[3] Thoreau

[4] Machado

***

Temas

Dejá tu comentario