Lógica derrota de Gimnasia

¿Cómo lógica derrota? Se preguntará usted...muy sencillo, porque cuando un equipo juega mal, es muy probable que pierda. Por eso la derrota de Gimnasia fue desconcertante, impensada y chocante. Porque Gimnasia – ni por asomo – se pareció a aquel conjunto que le ganó como local a Quilmes. No tuvo ideas, presencia como dueño de casa, en lo colectivo defeccionó, individualmente varios no estuvieron a la altura, en los últimos metros no tuvo gravitación ni claridad. ¿ Es suficiente para despejar alguna duda sobre la derrota ante Villa Dálmine?.

Juan Carlos Calabró, aquel “capo cómico” era hincha del equipo de Campana, bien vale recordarlo porque Villa Dálmine fue un “Pelotazo en contra” para los jujeños. Ahora bien, el conjunto “Viola” se paró bien en la mitad de la cancha, partió en dos a su rival, presionó y achico los espacios (que no es lo mismo) atinó con un certero gol y después de ello, agarró el pico y la pala para trabajar manteniendo el resultado. Gimnasia solo tuvo un par de ocasiones, un remate de Salces y en la segunda etapa un tiro libre del mismo futbolista que resolvió muy bien Perafán. Pero fue poco para un equipo con aspiraciones de pelear en los puestos de arriba, frente a un equipo que venía con precedentes de ganar como local, sumando y poniendo en alerta a Gimnasia que tampoco la faena iba a ser fácil.

El partido fue malo, típico de mitad de cancha, sin emociones, vacío. Si hubo un mérito por parte del equipo de Campana, es que planteó su partido como él quiso, no metió “La colita” atrás. Trató siempre de jugar el encuentro lo más lejos posible de su propio arco, mientras Gimnasia no tenía percepción ni mucho menos profundidad.

Las variantes que expusó el técnico Martín Astudillo no fueron tampoco la solución. Gimnasia parecía el plomero del “Titanic”, facilitándole la tarea a Dálmine, que ya jugaba con el apuro y la desesperación de su oponente.

En síntesis fue todo un trámite, con un desenlace previsible, por eso la gente no tuvo ni ganas de reprobar lo hecho por Gimnasia y Esgrima.

Finalmente quedan varios días para hacer la autocrítica, para trabajar en algunos detalles finos como la precisión y progreso en los últimos metros etc. Pero el domingo el “Lobo Jujeño” dejó una asignatura que deberá rendir si no quiere quedarse en la mediocridad o la medianía de cierto nivel. Por eso, jugando así, era lógico que perdiera.

Dejá tu comentario