Nacionales |

Locura: un preso se tragó una bombilla y dio una insólita excusa

La historia inició el 10 de enero, cuando Olivares tuvo que ser internado de urgencia durante la madrugada, tras una crisis de nervios. Luego de algunos estudios, el equipo médico constató que se trataba de una bombilla, pero fue operado 15 días más tarde.

A través de una insólita excusa, un preso se tragó una bombilla y tuvo que ser llevado al hospital. Cuando terminó la operación de extracción, se fugo del centro médico.

El hecho ocurrió en Entre Ríos, Paraná. Se trata de Carlos Gabriel Olivares, quien se encuentra cumpliendo una condena en la Unidad Penal N°1.

La historia inició el 10 de enero, cuando Olivares tuvo que ser internado de urgencia durante la madrugada, tras una crisis de nervios. El hombre dio una insólita excusa: dijo que había absorbido la bombilla porque tenía problemas familiares. Por este motivo, debió ser internado en el Hospital San Martín.

Luego de algunos estudios, los médicos detectaron que el joven efectivamente se había tragado una bombilla, pero fue intervenido quince días después. Cuando finalizó la operación, el detenido aprovechó un descuido de la custodia y se fugó.

Tras darse el alerta de su salida, los efectivos lo hallaron en la casa de una familiar, con quien "tenía un vínculo afectivo". Olivares fue recapturado y derivado nuevamente al hospital, donde cumple con los plazos del post operatorios.

FUENTE: MDZ

Dejá tu comentario