Labran actas por fumar en lugares prohibidos

Fumar en lugares cerrados y la contaminación sonora, son dos preocupaciones de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy. El director de Comercio e industrio hizo apreciaciones. Escuchá la nota.

Cada vez son más las ciudades del país en las que se obliga a los bares, confiterías, restaurantes, etcétera, a tener un salón para no fumadores. En algunas, como Córdoba, este sector ni siquiera existe ya que está totalmente prohibido fumar en lugares cerrados.

Eduardo Montenegro, director de Comercio e Industria de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, dijo a Radio 2 que esa repartición tiene una rutina de control que aplican los inspectores.

Verifican que no haya gente fumando en confiterías y bares y si se encuentra alguien en esa actitud, se labran las actas correspondientes. La misma ordenanza establece que haya un determinado sector para los fumadores con ciertas condiciones como cortinas de aire acondicionado a los efectos de que no se propague el humo y extractores especiales.

“Sigue siendo una cuestión cultural que la gente eje de fumar porque no sólo afecta a la propia salud sino a los demás” dijo Montenegro, y esto último es precisamente lo que motiva la prohibición. Con respecto a la adecuación de un sector para no fumadores, el funcionario municipal reconoció que esta disposición “implica una inversión importante, pero el comerciante que está haciendo la actividad es el que asume el riesgo y el que tiene que realizar la inversión a los efectos de dar cumplimiento con lo que establece la normativa”.

Otro tema que genera las denuncias de los vecinos de diferentes sectores de la ciudad es el de la contaminación sonora. Al respecto el Montenergro dijo que desde la dirección a su cargo se realizan controles exhaustivos de rutina, especialmente los fines de semana, en inmediaciones de locales bailables, peñas, salones de fiesta, etcétera y en caso de constatarse alguna infracción se elaboran las respectivas actas.

“Hay que tener en cuenta que la ciudad está zonificada, de acuerdo a lo que establece el nuevo código y que determina los topes máximos de sonido tolerable. Por ejemplo en la zona del centro y microcentro no puede superar lo 8 decibeles pero en barrio Almirante Brown no puede superar los 90 decibeles”, explicó.

Dejá tu comentario