Nacionales |

La estrategia de los rugbiers: cuestionar las ruedas de reconocimiento y apuntar contra la fiscal

Temen por la seguridad de los ocho detenidos y esperan que el juez conceda la prisión domiciliaria.

  • Este viernes el juez Mancilleni resolverá el pedido de prisión preventiva.
  • Los rugbiers solicitaron la prisión domiciliaria para resguardar su integridad física.
  • La defensa de la familia de Fernando también solicitó que Milanesi y Guarini vuelvan a ser detenidos.

La defensa de los ocho detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa continúa expectante a la decisión del juez de resolver el pedido de prisión preventiva. El abogado de los acusados, Hugo Tomei solicitó prisipon domiciliaria hasta que se dicte la sentencia y el principal argumento es la seguridad de los detenidos en la cárcel debido a la efervescencia que ocasionó el caso a nivel nacional.

Este jueves se presentaron ante el Juzgado de N°6 de Garantías los ocho acusados de asesinar a golpes a Baéz Sosa en la puerta del boliche Le Brique en Villa Gesell. La audiencia comenzó cerca de las 9 de la mañana ante el juez de Garantías David Mancilleni y estuvo encabezada por Hugo Tomei, abogado de los rugbiers y Fabián Améndola representante de la familia de la víctima.

Las partes expusieron sus argumentos antes de que el magistrado resuelva el pedido de prisión preventiva que presentó la fiscalía. La fiscal Zamboni, ese mismo día pidió la liberación de dos detenidos Milanesi y Guarini. Además presentó un escrito de 250 páginas y pruebas telefónicas, material fílmico y las declaraciones de 20 testigos, resultado de las ruedas de reconocimiento.

Améndola coincidió con el pedido de prisión preventiva y expuso que su criterio de calificación penal propone incorporar el agravante por “alevosía” y “homicidio por placer”. Además solicitó que Milanesi y Guarini vuelvan a ser detenidos.

El pedido de Tomei se centra en la seguridad de los rugbiers pero Améndola expone que la defensa sólo quiere responsabilizar a la prensa de formar una "presión mediática".

Según publicó Infobae, fuentes cercanas a la investigación también sostienen que en realidad la defensa de los rugbiers no quería a la prensa y que pidieron expresamente por sus defendidos. Los padres de los acusados, por otra parte, que también estuvieron en el lugar, tampoco pudieron ingresar dada la falta de espacio y la necesidad de requisar a cada uno de ellos

Dejá tu comentario