La carroza que baja cada año por la Cuesta de Lipán ya llegó a Ciudad Cultural

La Cuesta de Lipán es una de las rutas más hermosas y a la vez de las más peligrosas del mundo. El serpenteo que sube y baja bordeando los cerros es una de las imágenes más alucinantes y también desafiante para quien se propone trasladar nada más y nada menos que una carroza. A este desafío sólo se animan los carroceros de Santuario de Tres Pozos.

Un recorrido de más de 140 kilómetros tuvieron que realizar los carroceros de Santuario de Tres Pozos para llegar hasta el predio de la Ciudad Cultural.

Como cada año desde que dicen presente en la FNE, deben atravesar la Cuesta de Lipán rezando para llegar bien y que no le pase nada a su carroza. Es que ese camino serpenteante que sube y baja bordeando los cerros se presenta como un verdadero desafío, sobre todo en esta época del año que se caracteriza por las fuertes ráfagas de viento.

Alex, uno de los egresados que está como sub jefe de carroceros, contó a Canal 2, que llegar "es un alivio".

Este año son 22 los chicos que vinieron a la capital jujeña y que esperan con mucha expectativa volver a sorprender en los desfiles.

Dos años conescutivos, 2017 y 2018, se consagraron ganadores del primer premio en la categoría carruaje. Este año seguro intentarán revalidar ese puesto.

 

sin-titulo4_473.jpg

Dejá tu comentario