Escuela de música: “La garantía del gobierno sigue siendo insuficiente”

El pedido por un nuevo establecimiento o la construcción de un edificio propio, se está volviendo un dolor de cabeza para los alumnos de Profesorado y la Escuela Superior de Música.

Hace dos años recibieron el compromiso de las autoridades de educación y del mismo gobierno provincial para la construcción de un nuevo edificio en calle Lavalle, donde tradicionalmente funcionó la escuela de música. Consiguientemente, aceptaron que sean trasladados a un tinglado del Barrio Luján, provisoriamente hasta que se termine la obra.

Pasaron dos años y nunca se concretó la construcción de ese edificio. Luego se propuso trasladar al profesorado al actual edificio del Consejo de Educación ubicado en Güemes y Senador Pérez, pero deben esperar un año a partir de que desocupe y sea acondicionado.

La propuesta no satisface a los alumnos, porque en Luján es imposible pasar clases, es “indigno” calificaron los alumnos. “El establecimiento está dividido por machimbre, no hay matafuegos, no hay sillas, bancos, no tenemos material didáctico;  administración tampoco cuenta con material o insumos, ni hablar de instrumentos” comentaron las alumnos.

En estas condiciones, ningún establecimiento educativo puede funcionar y es reprochable la actitud de las autoridades de educación, que siempre propagan la idea de “jerarquizar” la educación.

“El pedido vuelve a ser el mismo, desde hace dos años que iniciamos una lucha masiva y con mayor repercusión  por un edificio digno. Dos años después nos encontramos divididos. En el edificio de calle Lavalle está funcionando el nivel medio y en calle Calilegua lo que es el profesorado de música. Esta división responde a un acuerdo justamente  pactado en ese momento de lucha, pero un acuerdo que luego caducó, porque el gobierno reformuló su propuesta de construir un edificio en calle Lavalle y resolvió que ese edificio pertenece al nivel medio y el profesorado va a funcionar en Güemes y Senador Pérez donde ahora está el Consejo de Educación” afirmó Bruno Michel, alumno de la escuela de Música.

“Qué hacemos hasta tanto, porque si tenemos  que esperar un año más, seguimos tomando clase en un lugar que no tiene las mínimas condiciones de seguridad, es un tinglado. A veces se corta la luz, el agua; este lugar lo administra Infraestructura, y la oferta que vino del gobierno, más allá de los anuncios del ministro, y esto que quede  claro, viene siendo insuficiente, e ineficaz” afirmó Bruno con cierta resignación por el manoseo del cual son víctimas los estudiantes de música.

El viernes pasado luego de una sentada concretada también en calle Belgrano, se acercó la directora de Educación Superior, la profesora Choquevilca, y el arquitecto Martínez de infraestructura escolar para atender a los alumnos. “Las repuestas fueron las mismas de hace dos años, la propuestas y la ayuda también. Por el dialogo que hemos tenido, hemos notado que nos están desatendiendo; tampoco están informado de lo que estamos viviendo y la conclusión nuestra es que la oferta y la garantía de estas autoridades, sigue siendo ineficaz e insuficiente. Si nos están ofreciendo una solución no es la óptima” apuntó Michel.
 
Actualmente el profesorado de música tiene cerca de 300 alumnos, “quizás  sea una de las matrículas más bajas de los institutos; también es una  de las más postergadas. El profesorado de música pertenece al ISA, el Instituto Superior de Arte y muchos desconocen este instituto por la postergación y el retraso que tiene la atención de las mismas autoridades del Instituto y por parte del Ministerio de Educación”.

La situación de los alumnos en síntesis, es “la más crítica de los últimos años. Es por eso que en esta marcha venimos a pedir la intervención del gobernador. Entendemos que es la única figura que puede acelerar o incidir en el proyecto  y acondicionamiento del edificio de calle  Güemes para el profesorado de música. Pero también demandamos que se concrete de una vez la construcción del edificio de la escuela de música en calle Lavalle, ambas postergadas y atrasadas.  El contexto actual, nos dice que el lugar donde estamos es insalubre, un lugar que no se debió haber habilitado directamente y esa es la solución que nos dieron”.

Dejá tu comentario