Nosotras |

El olfalto aumenta el deseo y la atracción

El aroma de una persona que nos atrae genera reacciones en el sistema nervioso que desencadenan en respuestas emocionales y físicas.

  • Georges Simmel, sociólogo alemán expresó que "el olor refleja nuestra intimidad”.
  • Los olores son las vías de entrada de toda la información que proviene del mundo exterior.

Vista, oído, tacto, gusto y olfato son los sentidos a través de los cuales las personas percibimos el mundo. Son las vías de entrada de toda la información que proviene del exterior. Esto se debe a que le ofrecen al cerebro información precisa y vital que guardamos para utilizar en caso de necesidad.

Sigman Freud dirá al respecto que nuestro olfato juega un papel importantísmo, ya que al renunciar a nuestra posición cuadrúpeda y alejar nuestra nariz del sueño, la comunicación olfativa puede ocurrir a nivel inconsciente.

Pero la realidad es que esta teoría se aplica a nuestra vida diaria, un olor desagradable nos genera una serie de sensaciones repulsivas. Por el contrario, un buen perfume, una comida deliciosa, pasear sobre el pasto mojado o la lluvia nos remiten a percepciones agradables y extrasensoriales que se complementan con nuestros otros sentidos.

El olor del amor

Para quién leyó “El Perfume” sabe que el aroma del amor no se puede enfrascar pero lo más cercano es capturar una esencia, así lo refleja el best seller donde el protagonista se convierte en asesino para recuperar un olor que le recuerda al amor.

En 1986, la bióloga y endocrinóloga Winnifred Cutler diseñó un estudio donde se exponía a un grupo de mujeres a secreciones de las glándulas auxiliares de los hombres durante un tiempo prolongado. Como resultado los ciclos menstruales de estas mujeres se regularizaron. Esto se debe a las reacciones químicas captado por el órgano del olfato. El mismo produce cambios en la estructura del cerebro que genera respuestas emocionales y físicas en el individuo aumentando el deseo sexual, la atracción y el placer.

image.png

No parece tan disparatado si pensamos en otras especies del reino animal. Por ejemplo, algunos machos pueden determinar por el aroma si una hembra es virgen o no. En las abejas, un macho puede detectar si una abeja lo ha estado esperando y hasta cuantas parejas tuvo, según reveló un estudio publicado por la revista Biological Reviews.

Volviendo a las personas. Georges Simmel es un sociólogo alemán que decía "el olor refleja nuestra intimidad” y resaltó que cada persona tiene un olor personal, particular que lo distingue del resto. Una camisa, un vestido, las sábanas, todos guardan ese olor por mucho tiempo, esto es quizás el motivo por el que muchas personas cuando se separan guardan algunas prendas, para preservar ese recuerdo. Otro ejemplo es cuanto se extrañan a alguien y no sólo buscan el contacto físico sino el aroma del ser amado.

Dejá tu comentario