El Bayern golpeó sobre la hora y es campeón de Europa

El holandés Robben, que había desperdiciado chances claras, marcó a los 43 del segundo tiempo el 2-1. Así le dio el título al equipo de Heynckes sobre el Dortmund en una muy buena final.

En el inicio de los segundos 45, la tónica del final de los primeros no se modificó demasiado. Los dos equipos mantenían la intensidad. Luego de que Javi Martínez no pudiera conectar correctamente de cabeza un tiro de esquina, a los 15, Mandzukic puso en ventaja al Bayern Munich. El centrodelantero empujó al gol un centro atrás de Robben que había llegado al fondo por la izquierda.

Con todo salió el Borussia Dortmund a jugar la final. Con una presión asfixiante sobre los bávaros, los hombres dirigidos por Klopp obligaban a los de Heynckes a equivocarse con la pelota y a observar como, en el inicio, los rivales contaban con las mejores chances.

A los 13 minutos, de un error en la salida forzado por la presión del Dortmund, la pelota le quedó a Lewandowski, que con un derechazo desde afuera buscó el ángulo izquierdo de Neuer, que reaccionó y pudo sacar el remate al tiro de esquina. Apenas luego, Blaszykowski aprovechó un centro atrás de Reus desde la derecha y volvió a exigir al arquero del Bayern Munich, que otra vez intervino con éxito. La movilidad de Reus por los costados complicaba a los defensores bávaros y un zurdazo suyo, antes de los 20, le pasó cerca al poste derecho. También el volante central Bender exigió a Neuer, que a esa altura era de lo mejor de la cancha.

La primera jugada de riesgo del Bayern Munich fue de lo más claro. Sobre los 25, un cabezazo del centrodelantero Mandzukic dio en el travesaño luego de ser manoteado por el arquero Weidenfeller. De a poco, todo empezaba a equilibrarse, aunque claro, ningún equipo se resignaba a ser testigo del juego del otro. A los 29, el arquero Widenfeller le ganó en al mano a mano a Robben, hecho que volvió a repetirse a los 42, cuando el 1 se lució al tapar el remate del holandés con su rostro. Antes, un cabezazo de Müller tras un córner se fue muy cerca del poste derecho del arquero del Dortmund, que tuvo una más en los pies de Lewandowski, que asistido sobre la derecha por Reus, volvió a exigir una buena respuesta de Neuer.

En el inicio de los segundos 45, la tónica del final de los primeros no se modificó demasiado. Los dos equipos mantenían la intensidad. Luego de que Javi Martínez no pudiera conectar correctamente de cabeza un tiro de esquina, a los 15, Mandzukic puso en ventaja al Bayern Munich. El centrodelantero empujó al gol un centro atrás de Robben que había llegado al fondo por la izquierda. Al holandés, con total sutileza, lo había asistido Ribery.

No la pasaba bien el Dortmund, pero en un ataque Dante bajó en el área a Reus y, correctamente, el árbitro sancionó el penal que Gundogan cambió por gol para empatar la final. El partido ganaba en emotividad. Los de Klopp, envalentonados, iban por más. Pero en una contra casi les marcan el segundo. Se escapó Müller, dejó atrás al arquero Weidenfeller y tras su centro atrás, cuando Robben se disponía a empujar la pelota al gol, el central Subotic se la sacó, barriéndose, espectacularmente.

El arquero Weidenfeller volvió a lucirse al volar sobre su derecha para taparle un fortísimo zurdazo al lateral izquierdo del Bayern, Alaba. A 3 minutos del final, quien hizo lucir de nuevo al arquero del Dortmund, con otro fortísimo zurdazo, fue Schwenteiger. Y otra vez la pelota fue manoteada al córner. Y a casi uno del cierre apareció Robben para volcar la final para los de Munich. El mismo que en la final perdida contra el Chelsea el año pasado había fallado su penal en la definición. En esta ocasió, al dejar defensores en el camino y definir con un preciso zurdazo cruzado, se calzó el traje de héroe.

Fuente: Clarín

Dejá tu comentario