Travesía Cultural |

"Día de los Santos", "Día de los Fieles Difuntos"

Noviembre se nos presenta en Jujuy con celebraciones que tienen que ver con la nostalgia de los que se fueron un día. Celebraciones ancestrales.

El 1 de noviembre, Día de los Santos, se prepara el festejo del 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos.

La cosmovisión andina celebra el recuerdo que habita el corazón. Se abraza a los que se fueron, se preparan las ofrendas de pan con las formas de cosas que amaban los seres queridos.Amasando las hebras de los días pasados nos encontramos, en las comidas, en las bebidas, retratos, velas y otros objetos.

Y en la recordación plena de amor conversamos con ellos, le pedimos deseos íntimos, que nos reciban cuando nos toque partir, que nos cuiden, que nos bendigan.

Y en la mesa, se colocan las ofrendas para compartir,flores, retratos, conversación de corazón a corazón. Y al día siguiente, el 2 , los visitamos en los lugares donde vivieron, que conocieron, donde fueron sepultados, y los honramos.

La Memoria reina. El abrazo se siente en los rezos y plegarias, sentir religioso. En la emoción del reencuentro, lágrimas y risas. Luego la "repartija" de las ofrendas.Comidas y bebidas que no se consumen son enterradas para que el alma lleve su provisión de regreso al cielo.

Se dice que ellos regresan felices al más allá.

Y nosotros, en paz, por el reencuentro.


Dice Juan Ramón Jiménez, el poeta español y premio Nobel de Literatura.

(1881 –1958).

imagen.png

EL VIAJE DEFINITIVO

… Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros

cantando;

y se quedará mi huerto, con su verde árbol,

y con su pozo blanco.

Todas las tardes, el cielo será azul y plácido;

y tocarán, como esta tarde están tocando,

las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron;

y el pueblo se hará nuevo cada año;

y en el rincón aquel de mi huerto florido y encalado,

mi espíritu errará nostálgico…

Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol

verde, sin pozo blanco,

sin cielo azul y plácido…

Y se quedarán los pájaros cantando.

De Poemas agrestes, 1910-1911.

Sí, un día nos iremos, pero los pájaros que amamos siempre cantarán…

Susana Quiroga


imagen.png

Te puede interesar

Dejá tu comentario