Política |

Día de la Lealtad, una antigüedad reciclada por tv

El domingo, mientras se apaguen los fuegos de los merecidos homenajes a las madres, los argentinos estaremos prestos a presenciar una nueva escena distópica de la dirigencia política.

Los vacíos de ideas intentarán una vez más ser llenados con un nuevo reciclaje de viejos símbolos y slogan de una Argentina del siglo pasado.

No tienen otra opción, los vacíos son muy grandes y se notan mucho, así que es hora de despolvar los símbolos y tratar de convertirlos en elementos del nuevo marketing político, en definitiva, cambiar las ideas por slogan y banderas de otros tiempos.

El disparatado museo que es nuestro país intentará vestirse de fiesta, algunos saldrán a celebrar un nuevo aniversario de la revuelta del 17 de octubre de 1945.

Como la mujer de Lot, aparecerán en la plaza algunos dirigentes que con la mirada fija en el retrovisor intentarán contarnos que buenos fueron tiempos pasados y lo extraordinario que sería retroceder 76 años en el tiempo.

Más que nunca el gran Jorge Luis Borges estará presente con su frase “los argentinos tenemos mucho pasado por delante…”

El pasado por enésima vez estará inmiscuido y atorando el futuro de los argentinos.

Por supuesto que también estará presente el stentismo tardío, levantarán banderas manchadas de sangre. Toda una rémora de los años más oscuros de nuestra historia.

Ahí aparecerá La Cámpora de las arcas estatales, mostrando sus revolucionarios de planta permanente.

Juntos con estos últimos también estarán aquellos otros que miran al 2003, los que dicen extrañar a Néstor.

En definitiva, el domingo será un paseo por una galería necrológica, indispensable para una muy devaluada dirigencia que no encuentra otro recurso más que este apelar al baúl de los recuerdos para intentar conmover a los más de seis millones de argentinos que migraron hacia otras huestes políticas.

Por supuesto que de acuerdo a los tiempos que corren, en el propio oficialismo surgieron fuertes encontronazos internos.

El presidente primero convocó al acto, después dijo que no y se sumaba al que organizó Moyano para el lunes, Eve de Bonafini se enojó y Wado De Pedro dijo que él iría igual a la plaza a celebrar tan magna fecha.

El resultado, Alberto Fernández da marcha atrás y con un comunicado le pide al PJ que vayan a las plazas a las 16.

En Jujuy dicen que también irán a Plaza Belgrano, están haciendo colosales esfuerzos para intentar que vaya alguien.

El problema central en Jujuy es que el que convoca es Rubén Rivarola, el mismo que acaba de cerrar la puerta a cualquier discusión interna y se ha encargado de libanizar al PJ local dejándolo vacío de militantes y de ideas.

La sumisión del PJ a los mandatos de Morales le costó muy caro al PJ, a punto tal que lleva seis derrotas electorales consecutivas y hoy disputa un escaño con la izquierda.

Una ignota Leila Chaer, teniendo todo para crecer desde el desconocimiento no encontró mejor idea que aparecer pegada al inefable Rodolfo Tecchi, el de los sanguchitos.

En tiempos electorales el Día de Lealtad existe y hoy más que nunca con inflación, violencia, exclusión social.

El domingo nuevamente seremos testigo de cómo el pasado impide la llegada del mañana que esta dirigencia política lo hace cada vez más lejano.

Dejá tu comentario