Nosotras |

Derribando mitos: ¿con qué frecuencia te lavás el pelo?

Hay quienes aseguran que para tenerlo limpio hace falta hacerlo todos los días, mientras que hay otros que creen que con tres veces a la semana es más que suficiente.

Nada más relajante que darse una ducha antes de comenzar la jornada o después de un largo día de actividades. La corriente de agua cálida o fresca (dependiendo la época del año en que nos encontremos) relaja e hidrata al cuero cabelludo, y la espuma del shampoo ayuda a librarnos de todas las impurezas que el ambiente alojó en el pelo.

El cabello de cada persona es diferente según las características de su cutis, sus hormonas, la edad, el sexo, su nivel de actividad diaria. En ocasiones, optamos por lavarlo con mucha frecuencia porque notamos que se engrasa muy rápido pero ¿cuántas veces por semana es lo indicado para mantenerlo en óptimas condiciones?

Según cuenta la doctora Cecilia Lamas (M.N. 123554) médica especialista en dermatología y miembro titular de la Sociedad Argentina de Dermatología, en el cuero cabelludo se alojan las glándulas sebáceas, se ocupan de mantener lubricada la piel y el pelo por medio de la secreción natural de grasa que emana el cuerpo. Dependiendo de la edad de la persona, trabajan en mayor o menor medida ya que están ligadas a las hormonas sexuales. En el caso de las mujeres jóvenes, sus glándulas sebáceas estarán mucho más activas respecto a las que transitaron la menopausia (ya que tienen una notoria disminución de hormonas sexuales).

image.png

Es clave entender acerca de la función de estas glándulas porque producen el sebo que mantiene humectado al pelo. Específicamente, quienes poseen un cabello más largo, por lo general tiende a estar más seco ya que la hidratación del sebo no llega hasta las puntas.

Limpieza excesiva

Lavarse el pelo es necesario para conservar la higiene, pero cuando lo hacemos con demasiada frecuencia puede ser que el cuero cabelludo se seque o irrite. Por otro lado, no hacerlo lo suficiente podría derivar en un problema con la caspa, lo que también se conoce como dermatitis seborreica (erupción escamosa y con picazón). Lo ideal es evaluar las condiciones del cabello, si las raíces presentan signos de que abunda la grasa natural de la piel y en ese caso, lavarlo diariamente o día por medio.

El mito del shampoo seco, ¿funciona?

Se lo conoce por su presentación en aerosol ya que contiene polvos que absorben los aceites y la grasitud normal del cabello. Por medio de unas aplicaciones directas en las raíces del pelo, hará que este luzca aparentemente limpio. Si bien, es un producto que puede salvarnos en ocasiones, lo mejor es no utilizarlo como un reemplazo al agua de ducha y del shampoo tradicional.

Recomendaciones

Para lograr una buena limpieza, textura saludable y perfume del pelo, se recomienda utilizar un shampoo libre de sulfatos. Estos productos contienen ingredientes que no dañan el cabello (libres de sales y químicos), mantienen mejor su humedad y los aceites naturales, y lo hacen ver mucho más saludable que con los tratamientos convencionales.

El sulfato es una sustancia química (o detergente abrasivo) que se emplea principalmente como agente limpiador del cuero cabelludo y del pelo. Este es el responsable de la espuma que usualmente larga el producto, por lo que, a mayor cantidad, más concentración de productos químicos en su interior.

FUENTE: Con Bienestar

Dejá tu comentario