Política | Conocelos |

24 diputados abandonan (o no) la Legislatura

Este año se renueva la mitad de la Cámara de Diputados de la provincia, y en las elecciones del 9 de junio el electorado jujeño deberá elegir los 24 nombres que representarán al pueblo hasta 2023. El oficialismo busca ganar más de la mitad de las bancas en juego.

Ser diputado de la provincia de Jujuy es un privilegio por muchos sentidos. 

Por empezar, las dietas que se cobran mensualmente rozan los 100 mil pesos – en algunos casos más – e incluyen muchos beneficios como la posibilidad de darle trabajo a asesores o recibir viáticos y combustible para el desplazamiento, cuando no vehículos oficiales. 

La contraprestación, en los hechos, es muy liviana. El receso se extiende por cuatro meses, desde los primeros días de diciembre hasta el mes de abril, a menos que haya sesiones ordinarias. También gozan con al menos dos semanas más de receso invernal. 

Cuando el período regular está en vigencia, el trabajo también es bastante laxo. Durante la semana las comisiones de trabajo que deben reunirse para estudiar proyectos de ley, pedidos de informe o declaraciones, prácticamente no funcionan, y si lo hacen el contenido de lo que allí se trabaja tiene tan poco peso que rara vez trasciende. 

En caso de reunirse, se trata de un par de horas a la mañana. Por la tarde, la Legislatura suele lucir vacía a menos que haya sesión. 

Los fines de semana suelen ser largos: encontrar un sábado a un legislador puede llegar a ser un verdadero milagro. 

Finalmente, durante el último período se dio otro fenómeno. Los proyectos de peso, que modifican leyes esenciales, suelen ser enviados por el Poder Ejecutivo. El último proyecto de ley emanado de la Cámara que se recuerde es la ley de tolerancia 0, que debió ser corregida durante meses por técnicos de Casa de Gobierno y el Ministerio de Seguridad. 

Aunque no es la representación ideal, las bancas legislativas son renovadas casi por inercia por muchos de los diputados, que acumulan años de gestión. 

La ciudadanía, que suele reprobar la tarea de los diputados, vota a los nombres que encabezan las boletas, y prácticamente nunca se fija la calidad de los legisladores a los que apoyo. 

Una enorme mayoría de la población ni los conoce. 

Este año habrá que renovar a la mitad de la cámara. Del total de 48 legisladores provinciales, 24 terminan su mandato el 10 de diciembre y si no son reelectos deberán volver a sus casas o reinventarse en la función pública. 

Temas

Dejá tu comentario