Nosotras |

¿Cómo detectar cuando estamos siendo manipulados en una pareja?

Muchas veces no percibimos que estamos complaciendo los intereses del otro.

  • Para algunos especialistas todos estamos entrenamos socialmente para dominar.
  • En las relaciones heterosexuales predomina en el ejercicio de poder masculino.
  • En la siguiente nota te contamos cómo detectar la manipulación en una pareja.

En toda pareja existe un aparente consenso a la hora de tomar decisiones, desde cuestiones tan mínimas como qué comer, dónde vacacionar o hasta las más importantes como en qué destinar los ahorros comunes. Muchas veces no nos damos cuenta o negamos estar siendo persuadidos para someternos a los intereses del otro.

El especialista Enrique Stola dialogó con Clarín y explica que este tipo de situaciones no son fáciles de detectar: “Cuando hay implicación afectiva también hay mucha confianza depositada en la pareja. Generalmente pasa tiempo hasta que la persona manipulada sienta que hay algo que ‘no cierra’, que confunde mientras el displacer crece”.

Aunque la capacidad de manipular no es algo que ejerce una de las partes, ya que para el especialista todos estamos entrenamos socialmente para dominar, existe dos personas en el ejercicio de la manipulación.

  1. Las personas que no tienen conciencia del grado de manipulación que ejercen y justifican su accionar en el bienestar de la pareja o familia.
  2. Personas con plena conciencia sobre su manipulación que resultan peligrosas para el desarrollo de una vida saludable y feliz.

No soy yo, sos vos

Muchas veces una de las partes suele depositar las propias frustraciones en el otro. Si se reconocen incapaces de amar, entonces el problema es “tu falta de compromiso”, “tu desinterés”, etcétera.

La forma de detectar si estamos siendo manipulados es evaluar si los cambios experimentados a lo largo del tiempo corresponden a nuestros intereses y no al cumplimiento del deseo de nuestra pareja.

Stola identifica otro síntoma y es el malestar creciente que puede formularse: “¿por qué me siento tan mal si parece que todo está bien? En este sentido, para el especialista “Si no podemos poner distancia porque la implicación afectiva lo dificulta, lo mejor es hablar con otras personas que hayan pasado por lo mismo o comenzar una terapia personal a fin de fortalecernos y poder poner límites”, agregó.

En la asimetría del poder los dominadores ejercen su manipulación haciéndose las víctimas ya sea de enfermedades de injusticias laborales o familiares.

image.png

¿Cómo interviene la toxicidad en este tipo de vínculos?

La manipulación existe en cualquier pareja pero en las heterosexuales predomina en el ejercicio de poder masculino. No se trata de una “masculinidad tóxica” sino de un dispositivo social de dominación masculina que opera en una sociedad patriarcal.

Entre algunas de las consecuencias de la manipulación existe: la disminución o aniquilación de la autoestima, disminución de la atención, pérdida de vínculos sociales, laborales, amistades y familiares. También produce trastorno de estado de ánimo, depresión y problemas físicos.

Además se hace visible en nuestro cuerpo a través de la ansiedad, la depresión o síntomas más profundos como pérdida de apetito y descuido de la imagen.

Dejá tu comentario