Comedores escolares: Una cuota de desprecio del gobierno al sector más vulnerable

El gobierno de la provincia de Jujuy destina $ 5,70 para que cada chico desayune, almuerce y tome la merienda en comedores escolares. Invierte 50 millones de peso por año.

El 50% lo aporta la nación, pero llega con dos meses de demoras. Un informe de Canal 2 y Radio 2 da cuentas de cómo se utiliza a los niños para hacer política, cuando esos mismos chicos deben alimentarse en los comedores escolares con una mínima cuota que aporta la provincia y la nación.

Esa situación se complica cuando el máximo responsable del área de Educación, el Ministro de Educación Rodolfo Tecchi no sabe responder cuánto, cómo y en que se invierten los recursos que se destina a los comedores.

El diputado Miguel Tito en diálogo con este medio comentaba: “Cuando era intendente le decía a la gente que  se acercaba, a la oposición, “miren muchachos es lo que hay, no tengo más plata, ayúdenme ustedes”. Es decir que transparentaba la situación, pero en este caso se presenta a “la gestión de gobierno” como el modelo cuando se destinan hoy cinco pesos con setenta para alimentar a los chicos, pero también se invierten para refaccionar o ampliar la Legislatura más de 40 millones de pesos.

Natalia Gómez, una madre que reside en el Barrio Bicentenario de Alto Comedero, muestra la otra cara de la realidad, la que desconoce el gobierno de la provincia. “La verdad es una locura pensar que un niño pueda alimentarse con $ 5,70. Yo tengo cuatro hijos, dos  adolescentes, un pre adolescente que consumen muchísimo pan y es tan caro. Aproximadamente 1 kilo y  medio para que desayunen y merienden, todavía mezquinándoles, que no coman tanto. La carne se consume 1 kilo para el medio día. Sin contar que tengo que estar dejando para la noche. Es imposible darles de comer; yo tengo un presupuesto por día de más de 80 pesos, entre  pan, carne, verdura” asegura.

En promedio, esta madre gasta 20 pesos por día por cada uno de sus hijos en alimentos solamente, con lo cual no se justifica de ningún modo que el estado, aporte esa suma para los comedores.

“Si tengo seis pesos y debo dar de comer a uno solo de mis hijos, le tendría que dar una taza de té con pan, nada más. No podría darle ni carne, ni un guiso, ni milanesa, nada que lo alimente y lo llene de proteínas; es imposible darle de comer con 5,70” apuntó Natalia desde su punto de vista como madre y docente.

Las desigualdades que plantea el gobierno, también fueron motivos de observación. “Como todos los jujeños estamos disconformes, con esta realidad que se vive, gastos innecesarios,  donde tendrían que estar invirtiendo en los niños en su alimentación porque son el futuro. La verdad es como el país del revés, es muy triste saber todo esto, más como mamá. Salgo a trabajar, soy docente, veo a los niños desnutridos, que llegan a la escuela y el gobierno no está apuntando a mejorarle la calidad de vida”.

La mujer agregó: “Si estas personas piensas que es así, no tuvieron una realidad en su niñez o nacieron en cunas de oro, porque el que la vivió, la clase media sabe lo que es salir a trabajar, de lo que cuesta dar de comer a la familia y pasa que los gobernantes o se olvidan o siempre tuvieron todo. Entonces no saben cuál es la realidad del pueblo.  Para los ojos de afuera, es como que todo está bien, no se acercan a ver las necesidades de los comedores. Que les den 5,70 y vayan al almacén a comprar para los niños. Queremos que nos empiecen a mirar como seres humanos que somos y como que también le damos ese voto, porque para ellos pasamos a ser un número y se olvidan de la persona, de la familia”.

Finalmente y considerando una frase del gobernador Fellner que sostuvo que lo único que le importa es la gente, respondió, “para qué le importa la gente al gobernador; en qué situación le importa a la gente, sería la pregunta”.

Esta situación la reafirmó una de las responsables de un comedor infantil del Barrio Mariano Moreno, Karina Martínez quien afirmó: “La verdad es que tratamos de equiparar los menús. En los comedores nos exigen darle más del 50% en lácteos, y debido a que tenemos dos clases de proyectos, en el nivel inicial y primario muchas veces no se puede”.

Según Martínez, “en el inicial se destinan $ 3.50 en jornada simple y le tenemos que dar el desayuno y el almuerzo; la merienda es $ 1.20 por niño y todos los días les damos. Tres veces a la semana nos exigen que sean lácteos, pero con el tema del incremento de la harina y los lácteos no nos da el presupuesto para poder pagar. Aparte están atrasados. Recién están pagando mayo, cuando estamos en julio y los proveedores nos reclaman por los incrementos de los precios” destacó.

Según explicó Martínez, en el mes de mayo los comercios cotizaron la bolsa de harina a $ 110 y ahora esa misma bolsa cuesta 300 pesos y todavía no pueden percibir los fondos previstos para aquel mes. “Tratamos de equiparar y ahora si estamos saliendo adelante es porque hubo suspensiones de classe por los paros de servicio generales, pero si tenemos que darle los 18 días del mes, realmente no nos alcanza” afirmó.

Dejá tu comentario