Jujuy | circo | Arte | Cultura

Paciencia y esfuerzo, la conmovedora historia detrás de la vuelta del Circo

El pasado viernes, el Circo Safari Show volvió a encender las luces después de once meses sin poder realizar funciones. La compañía quedó varada en Jujuy cuando se decretó la cuarentena y tuvo que realizar toda clase de trabajos para poder subsistir. El camino hacia la reapertura fue difícil pero con esfuerzo y la solidaridad de los jujeños, el circo pudo salir adelante.

Fernando Dresdner lleva el circo en el alma. Es la quinta generación de artistas de circo y sus hijos van camino a ser la sexta generación. Se desempeña como encargado de logística y de relaciones públicas, aunque prácticamente hace de todo.

El pasado viernes, el Circo Safari Show volvió a encender las luces después de once meses sin poder realizar funciones. La compañía, que está conformada por alrededor de 50 personas, quedó varada en Jujuy cuando se decretó la cuarentena y tuvo que hacer desde herrería hasta fletes para poder subsistir.

"Nunca imaginé vivir acá once meses sin trabajo y reinventándome día a día, no sólo yo sino toda la compañía Circo Safari", contó Fernando a JujuyalMomento.

"Nunca imaginamos que nos iba a doler tanto".

La conmovedora historia detrás de la vuelta del circo Safari Show

"Tuvimos que vender vehículos que forman parte del circo, es como vender la máquina de una fábrica, nosotros vivimos en la ruta viajando recorriendo toda la Argentina. Esta pandemia nos golpeó muchísimo", relató conmovido.

"Se apagaron las luces de golpe, se bajó la carpa".

Fernando contó que puede resumir estos meses en una foto que le sacó a su hijo mirando la carpa del circo, un día que le preguntó cuándo iban a volver a hacer funciones. En aquel momento no tenía respuesta para esa pregunta, todavía no se veía horizonte para el regreso de las actividades artísticas.

WhatsApp Image 2021-02-09 at 10.29.14.jpeg

Fueron tiempos difíciles, la compañía se tuvo que poner a trabajar haciendo fletes, herrería, soldaduras y todo cuanto podían.

"Vendíamos en los semáforos, cosas que nunca imaginamos hacer fuera del circo. Cuando uno nace bajo la carpa, uno se dedica de lleno a esto, a vender alegría".

El pasado viernes el circo volvió a abrir sus puertas. Lo que parecía en algún momento impensado se logró con paciencia, esfuerzo y el apoyo de los jujeños. Fernando recordó que cuando les aprobaron el protocolo fue todo alegría y emoción para los artistas y lo mismo en la primera función.

"En la primera función, cuando terminó los artistas no se podían abrazar por la distancia que tenemos que tener, pero se le caían las lágrimas a todos".

"Ver entrar a la gente, el aplauso del público, muchísima gente nos brindó el apoyo y el cariño para salir adelante", expresó.

En el circo están garantizadas todas las condiciones para que las familias jujeñas puedan disfrutar sin inconvenientes. Las sillas están dispuestas de manera tal de que haya una distancia de 2 metros entre cada grupo familiar, hay sanitizante de manos y se toma la temperatura al momento de ingresar.

Las funciones se realizan de lunes a viernes a las 21.30 hs. y sábados, domingos y feriados a las 19.30 hs. y a las 21.30 hs. en un predio ubicado en la Avenida Forestal y Chalicán del barrio Alto Comedero.

Dejá tu comentario