Cincuenta puntos y sin vuelto…

Cuando Mario Gómez se hizo cargo de Gimnasia, prometió conseguir cincuenta puntos. Costó pero se alcanzaron y con ellos se logró permanecer, al menos un año más, en la categoría.

Cuando Salvador Ragusa  nos dejó jadeando en  cancha de Huracán de Corrientes, ante Boca Unidos, el ciclo de Gimnasia y Esgrima sufrió un cambio abrupto con la llegada de José Luis Calderón. Los resultados tampoco mejoraron.

Algunos pensaron que todo iba a ser diferente. Sin embargo los cambios no se dieron y dejaron como resultado el fracaso.

Mucho se habló de la enemistad entre Mario Gómez y Raúl Ulloa. Sin embargo el “pope” jujeño tuvo que rendirse ante el honesto técnico, quien le le dio su plan  para destrabar al “lobo” jujeño.

Nosotros lo llamamos “el mago”, por que los resultados  que obtuvo Mario Gómez  cambiaron el panorama, para mejorarlo y hasta conseguir lo que él mismo prometió, ¡conseguir 50 puntos!

Terminó el campeonato y nadie puede reprocharle nada al técnico que vino a Jujuy para salvarlo y al final lo salvó… Es más, en un momento dado el “equipo pasó por un momento difícil. Sin embargo, el objetivo se cumplió. Si bien se perdió ante Huracán de Parque Patricios, el panorama no cambió, pues  Gimnasia  perdió  y se quedó con los cincuenta puntos prometidos.

Así llegó el final del torneo. Con la base de esos cincuenta puntos afrontará la temporada que viene. Hoy por hoy, el mercado se mueve, y los dirigentes jujeños van de compras, sobre todo en los saldos y retazos. No importa, Gimnasia ya piensa en la temporada que viene.

Algunos refutaran  que Gimnasia podía estar mejor. Es cierto, pero se olvidan de las malas campañas de Ragusa y Calderón. Con el “mago” Gómez , Gimnasia se salvó del descenso y ahora va por más.

Porque cuando llegó Mario Gómez llegó dijo: “El objetivo es lograr cincuenta puntos” y los cincuenta puntos se lograron.  Ahora se viene lo mejor. Los cincuenta se prometieron  y no hubo vuelto. Alcanzó justito. Algunos dirán que en este caso  “la guita es lo de menos”, pero los puntos en el fútbol, sí que valen todo.

Dejá tu comentario