Jujuy | Cannabis medicinal | Jujuy | Gobierno

Cannabis medicinal en Jujuy: detalles inéditos del proyecto

Uno de los hijos del gobernador Gerardo Morales, jefe del plan que busca producir e industrializar el cultivo, expuso para dirigentes de todo el país.

  • El cultivo de cannabis en Jujuy es un hecho.
  • Ya hay 35 hectáreas plantadas pero el gobierno apunta a 2.000.
  • Gastón Morales expuso detalles en una reunión virtual del Consejo Federal Legislativo de Salud.

La producción de cannabis medicinal es una realidad en Jujuy y va camino a serlo en todo el país. Mientras el gobierno que encabeza Gerardo Morales ya cuenta con 35 hectáreas plantadas y planea poner en marcha a fines de este mes un laboratorio que realice la extracción de sus derivados para proveerlos a quienes puedan fabricar distintos productos, como aceite medicinal.

Además, provincias como San Juan, Mendoza, Corrientes y Entre Ríos, aparecen interesados en repetir la experiencia.

El jefe del plan tecnológico industrial de producción de derivados medicinales de cannabis en Jujuy es Gastón Morales, hijo del gobernador, quien con el apoyo y los recursos del Estado, desplegó una importante inversión en las tierras de la finca El Pongo, donde se ejecutó el plan piloto que logró plantar 35 hectáreas, y montó un complejo de 600 metros cuadrados, donde funcionará un laboratorio para extraer los químicos de la famosa planta.

Lo hizo a través de la empresa Cannabis Avatara Sociedad del Estado, creado por la ley 6.088 en 2018.

Si bien el producto buscado, en principio, es el aceite de canabidiol (CBD), utilizado para tratar patologías neurológicas como la epilepsia refractaria, los funcionarios locales no niegan la posibilidad de trabajar con cualquiera de los más de 70 derivados de la planta.

Aquí aparece un punto de controversia, dado que otro de los derivados de la planta es el tetrahidrocannabinol (THC), en este caso conocido por sus efectos psicotrópicos, popularizados por el consumo de cigarrillos de marihuana. “En el país está habilitada la producción de ingredientes farmacéuticos activos con alto contenido de CBD y no THC, pero no es verdad que el THC no tiene efecto médico. Se siguen descubriendo los efectos de los 70 u 80 cannabinoides de la planta, cada uno tiene un efecto específico en los receptores endocanabinoides con el que el ser humano nace”, explicó Gastón Morales.

Al margen de la expectativa, lo que se busca en esta primera etapa es el aceite que se produce con CBD, y es altamente requerido por familiares de pacientes con patologías neurológicas, como la epilepsia refractaria. “Es claro el efecto anticonvulsivo, se corrobora la efectividad y seguridad del tratamiento, en una dosis promedio de 16 miligramos por kilo cada día”, indicó el médico del hospital Garrahan, Roberto Carvallo, quien durante la misma reunión expuso los resultados de una investigación realizada en 50 pacientes.

Como pocas veces – en la provincia la socialización y debate sobre el proyecto fue escasa – Morales hijo defendió el plan e informó los avances alcanzados.

De su exposición se pudo saber que el gobierno planea generar 140 empleos en lo que queda de este año y el próximo, a partir de las 35 hectáreas que ya están en producción, pero la proyección es elevar la plantación a 2.000 hectáreas, a las que se asocian 8.000 puestos de trabajo directos.

“Se busca el desarrollo de una nueva economía regional que corte un poco con la clásica y tradicional historia económica de Jujuy, siempre atada a la producción primaria y nada más, con tabaco y caña de azúcar, desde hace 80 años y nada más, dos industrias que aparte están en franco retroceso”, expresó Gastón Morales, reconociendo abiertamente el objetivo de reemplazar, paulatinamente, los cultivos tradicionales.

Embed

Luz verde en el gobierno de Alberto Fernández

Sonia Tarragona, subsecretaria de medicamentos e información estratégica del ministerio de salud, dejó claro durante el encuentro virtual que hay voluntad política de extender el cultivo de cannabis en Argentina, incluso con fines que no tengan que ver estrictamente con la medicina.

El punto de partida es la reglamentación de la ley 27.350, que reguló en 2017 el uso medicinal y la investigación de los derivados de la planta.

Según la concepción de los funcionarios actuales, el gobierno de Mauricio Macri había dispuesto una reglamentación excesivamente restrictiva, que impidió el desarrollo de la actividad. La misma fue derogada, y con la intervención de los funcionarios actuales el impulso a la producción, el autocultivo y el acceso de usuarios a los derivados de cannabis se asoma con claridad. “Estamos en proceso de discusión con la secretaría legal y técnica para enmarcarlo en lo que el presidente quiera hacer con esto y avanzar”, dijo Tarragona.

A fines de agosto, la ministra de seguridad, Sabina Frederic, produjo un hecho político de evidente respaldo al proyecto, al reunirse virtualmente con el ministro local, Ekel Meyer, para interiorizarse de los avances del plan.

cannabis.jpg
Sabina Frederic, ministra de seguridad de la nación, y Ekel Meyer, homónimo provincial, hablaron sobre el proyecto de cannabis medicinal.

Sabina Frederic, ministra de seguridad de la nación, y Ekel Meyer, homónimo provincial, hablaron sobre el proyecto de cannabis medicinal.

Embed

Dejá tu comentario