Política |

Banquinazo de Morales al kircherismo

Las ideologías políticas se componen de valores morales, principios y creencias, los cuales son adquiridos y se producen durante la socialización primaria, la movilidad y la socialización secundaria.

No podemos pensar que la ideología, es inmóvil, ya que puede variar con el paso de los años y con la vivencia de experiencias, ya sean personales o profesionales.

También se puede definir a las ideologías como las lentes a través de las cuales vemos el entorno, y cada noticia que recibimos o hecho que presenciamos lo vemos de una forma u otra.

Hay un sinfín de ideologías, estas pueden ubicarse en el simple eje izquierdo derecho que todos conocemos, o en otros ejes con más dimensiones, en el que las variables que las clasifican son algo más complejas y rigurosas.

Por esas tesis van los libros, pero a la hora de llegar a Gerardo Morales, todas las teorías caen por tierra.

Morales produce el primer cambio de gabinete significativo desde que asumió en el 2015, y este cambio puede tener varias aristas, aunque la que más prevalece es la política, pero no la política educativa, sino la que responde a sus propios intereses.

La condiciones personales y profesionales de María Teresa Bovi están fuera de discusión, hay un amplio consenso sobre su valía como docente y con antecedes personales impecables. Pero las lecturas políticas están al orden del día y vale la pena ponerlas a consideración de todos.

En la facultad de Humanidades sostienen que Bovi es una fiel adherente de la causa Tecchi, inclusive en el propio gobierno dicen que el nombre de Bovi lo acercó el propio Tecchi.

Esto es un nuevo banquinazo del mandatario provincial hacia el kirchnerismo, se acomodó a los nuevos tiempos que reinan en el corazón del gobierno nacional con el desembarco de Jaime Perzcyk, considerado por muchos como un leal soldado de la causa de Cistina Elizabeth Fernández de Kirchner.

Perzcyk, el mismo que despectivamente corrió la biblia del escritorio, es un populista puro, convencido que la educación es para adoctrinar, y en ese camino está embarcado.

Ante este nuevo escenario, el gobernador resuelve comenzar con el loteo del gabinete, entregando la primera parcela a Tecchi y Rivarola, quienes le prometieron a Morales una aceitada relación con Perzcyk.

Morales mueve esta pieza por un interés político egoísta, solo pensando en su futuro político, pero nada tiene que ver este cambio con una concepción filosófica o doctrinaria sobre lo que hay que hacer con los chicos jujeños.

Que la gestión Calsina estaba agotada hace un tiempo largo es absolutamente cierto, pero la ahora ex ministra jamás estuvo ni cerca del kirchnerismo, es más siempre buscó estrechar vínculos institucionales con los referentes de Cambiemos.

Morales es como el agua, adopta la forma de recipiente que lo contiene, lo que hace poco importante saber con quién está, lo preocupante es saber con quién va a estar.

Dejá tu comentario