Jujuy | abuso en manada | casa | Reyes

Abuso en manada: A la espera del juicio salen a la luz detalles aberrantes

La jueza Mónica Cruz Martínez todavía no define la elevación a juicio contra los cuatro acusados de abusar de una ex compañera de colegio en una casa de Reyes, durante una fiesta que tuvo lugar en enero de 2019. Ahora se conoció que al día siguiente del hecho, el dueño de la casa y su hijo fueron encontrados lavando un colchón en el que se habrían cometido los hechos.

  • No se define la elevación a juicio por el abuso en manada ocurrido en una fiesta en Reyes.
  • Ninguno de los cuatro imputados está detenido.
  • La familia de la víctima reveló que el dueño de la casa y el hijo fueron encontrados lavando un colchón.
  • De las pruebas surge que no fue el único abuso cometido esa noche.
Abuso en manada: A la espera del juicio salieron a la luz detalles aberrantes

A fines de 2020 se conoció la aberrante logística detrás de un abuso en manada ocurrido el 1 de enero de 2019 durante una fiesta de fin de año, en una casa de Reyes. Allí una joven resultó abusada reiteradas veces por cuatro ex compañeros del Colegio El Salvador.

El abogado de la víctima, Marco Espinassi, manifestó a Radio 2, que el caso aun se encuentra esperando la elevación a juicio y que ninguno de los cuatro está detenido. Uno de ellos es médico, el otro es abogado (se desempeñaba en el Ministerio Público de la Acusación y fue separado tras conocerse el hecho), otro es integrante de una fuerza de seguridad.

"Normalmente no demora tanto tiempo en que se expidan los jueces. Probablemente sea por el volumen del trabajo que tienen los juzgados de violencia de género, o la complejidad de la causa", dijo Espinassi.

"A diferencia de muchos casos que son delitos que se cometen en cuatro paredes, acá incluso tenemos testigos presenciales, tenemos testigos que han visto y presenciado los hechos de abuso", expresó.

Una de las pruebas determinantes, señaló el abogado, tiene que ver con el secuestro de los celulares de donde surge que hubo una planificación previa.

En otra entrevista ya había adelantado que los jóvenes habían incluso acondicionado una pieza para tal fin y que en sus conversaciones de "alto contenido sexual" se decían quien era el más "Darthés".

"Surge claramente que había toda una logística previa, surge que no fue la única chica que tuvo un abuso sexual, de los chats surge el abuso a otra chica que sería menor de edad", reveló Espinassi.

"Lo que a nosotros nos sorprende cuando vemos todos los chats es que hubo un antes, un durante y un después. Y lo que pasó esa noche fue lo que planificaron en forma previa".

Colchón lavado

Espinassi señaló que la víctima tras recobrar la conciencia y advertir a su familia que había sido abusada, se dirigen a la casa de los hechos y se encuentran con una impactante escena.

"La víctima empieza a reconstruir lo que le había pasado, habla con su familia y la familia va a confrontar a la casa en la que había sucedido el hecho. Y lo que ellos ven ahí es al dueño de la casa con su hijo que manguereaban un colchón", relató el abogado.

"Cuando accedemos finalmente a la prueba terminamos de entender por qué, que tendría que ver con los hechos de abuso sexual, incluso este hecho de la menor, y que habrían dejado señales en el colchón".

Por este segundo caso que se desprende de las pruebas que están en el expediente, no hay una denuncia hecha.

"Según los chats estaba absolutamente inconsciente, probablemente esta chica no se enteró lo que le pasó. Además al ser delitos de instancia privada, si no hay denuncia no puede actuar de oficio el fiscal. Lo que digo es que más allá que no se investigue, surge con claridad que no fue el único hecho", finalizó Espinassi.

Dejá tu comentario