Cultura |

"A mi sombra cuando me haya ido", la despedida de César Lizárraga

El folklorista, compositor y geólogo oriundo de Tilcara, falleció ayer a sus 82 años. Entre sus escritos dejó un sentido poema en el que comenzaba a vislumbrar el final de sus días.

FotoJet - 2021-06-09T110542.358.jpg

A MI SOMBRA CUANDO ME HAYA IDO

La luna en cuarto creciente

ilumina la Quebrada,

sombras que se diluyen

estirándose hacia la tarde.

Madrugadas celestes, cantarinas,

aire diáfano encendido,

iluminando el canto de avecillas,

enamorando alamedas en el aire.

Mi sombra envejecida,

que me acompaña a todas partes,

pronto quedará sola, entristecida,

pues estoy preparándome para irme.

Cuando me haya ido,

solo seré un recuerdo lejano

que se irá lentamente disolviendo

como ocaso amarillento envejecido.

Volveré al vientre de mi madre,

seré silbo del viento por el tiempo.

¿Quién recordará mi nombre?

¿Quién entonará mis canciones?

Seré un eco enronquecido en la lejanía.

¿Quién recitará mis poemas al viento?

¿Quién pulsará mi guitarra dormida?

¿Serán mis hijos, mis nietos, mis amigos?

Pasarán los años arrastrando al tiempo,

correré por las mansas acequias,

subiré hacia los árboles como brisa enternecida.

Seré semilla germinal con vida,

mineral en los socavones,

humus trepando hacia las flores.

Sombra querida que me estás esperando

cerca de mi cuerpo cubierto por arena,

debajo de un cardón florecido,

¡Embellécete! que ya mismo estoy contigo.

César Lizárraga

También podés leer: Pesar por el fallecimiento del folklorista César "Fofa" Lizárraga

Dejá tu comentario