Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

LETRAS

Microrrelatos de “El Hilo Rojo” de Susana Aguiar

 

 

Hemos seleccionado microrrelatos diferentes en su temática, ricos en su enunciación.

Ellos nos hablan de recuerdos, de costumbres norteñas, algunos fantásticos, otros de temas candentes sobre la mujer. Decíamos diferentes temáticas; la voz, la misma, singular y confidente.  Indudablemente, se la reconoce. Es Susana Aguiar.

 

S. Q.

 

 

CREENCIA

 

 Cada vez que en mi hogar perdíamos algo, mi abuela decía: abran una tijera, den vuelta un vaso, era para encontrar el objeto perdido. Al poco rato aparecía lo que buscábamos. Mi corazón palpitaba fuerte ante el hecho acaecido. Hoy me sigo preguntando si la pérdida es sinónimo de búsqueda. Quiero continuar las huellas y las costumbres de mi abuela. Cerré la tijera y corté el hilo rojo de una vez.

*

PÉRDIDA

 

En un cuarto pequeño, Ivana se retorcía de dolor. No hubo otra salida, se desdibujaron los rostros que la rodeaban y las paredes se movieron de forma líquida. Juan le sostenía la mano y le daba fuerza, con una sonrisa fingida. El hombre con un delantal cubierto de sangre, la despertó con una palmada en el rostro- ya está le dijo – todo ha concluido. El aborto se había concretado.

*

INJUSTO

En verdad él creyó que en vida había sido ejemplo de virtuosismo, generoso, buen esposo, ejemplar padre y hasta excelente hijo. Nunca comprendió por qué se estaba quemando en el infierno.

*

LÁGRIMAS

Mis lágrimas resbalan por mis mejillas. Prometí no llorar más, pero es imposible, no puedo abstraerme a su presencia. Ella es implacable, me mira, me acosa, me hace sufrir, y debo tocarla y mirarla. No se apiada de mis ojos, los pone siempre rojos, los hace llorar sin piedad.

Juro que esta es la última vez que corto una cebolla.

*

INCUMPLIMIENTO

Y yo esperándote en la esquina de Necochea y Belgrano, mientras tú te arrojabas del séptimo piso, para llegar más rápido a la cita.

*

NACIMIENTO

Una noche fría y oscura fue al corral, quería constatar si la gallina copetona seguía empollando huevos. Suavemente introdujo una mano bajo sus plumas y descubrió que había nacido uno prematuro.

Nunca pudieron sacarle el veneno que le había inyectado la yarará.

*

TRAVESURA

Eva tenía por costumbre cada noche, revisar las alacenas y controlar los alimentos que faltaban en la cocina. Repuso harina, azúcar y algunas que otras verduras.?Se preocupó porque todo estuviera en orden, llegaban sus nietos de la ciudad y quería recibirlos con la casa prolija.

El amanecer la sorprendió con el sol que se filtraba por la ventana de su dormitorio, se desperezó y en camisón fue a la cocina para hacerse un café y, ¡oh sorpresa!, vasos usados, azúcar, harina y tomates tirados en el piso, sillas volcadas, leche derramada, todo estaba desprolijo.

Tomó una escoba e indignada golpeó con fuerza sobre la mesa, al tiempo que dio un fuerte grito.

Frente a ella, un duende se arrodillaba pidiéndole perdón...

*

Composición

Tengo guardado en este libro, las lluvias, los soles, los sentimientos, los sueños. Es mi primera novela y está perfecta.

Pero tú te empecinas, en que es lo único que tenemos para encender el fuego y no morir congelados en esta montaña.

 

 

* *

Cargando ...

Compartí tu opinión