Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Editorial

Cumpleaños de Travesía Cultural

 

"Humahuakay" de Hernán González Mur.

 

En esta travesía que comenzamos hace un año, de pronto, se nos presentó marzo y re cordamos este primer año. Un año de caminar por las letras, de comunicarnos con los colegas de la empresa de Canal 2, de Jujuy al Momento, con los amigos y lectores.

Inauguramos gozosos Travesía Cultural del diario online, e intentamos cumplimentar la propuesta proyectada que tiene que ver fundamentalmente con la Cultura, con los artistas, con la gente que aspira sus aromas, que sabe que ellos nos hacen ver ese aspecto de la vida por donde anida el espíritu del hombre. Y extendimos nuestra mirada hacia las cuatro zonas geográficas líricas de Jujuy: Valle, Quebrada, Puna, Yungas, a otras provincias  y regiones de la patria grande y nos encontramos con creadores con los cuales continuamos estrechando lazos de hermandad.

Y ahora, se nos presenta Marzo con aroma a carnaval.

Todavía pervive en nuestro sentir la jornada de Jueves de Comadres. Las mujeres festejamos este día con alegría y optimismo en diferentes lugares.

Nos tocó la Quebrada, Tilcara. Desde lo alto de un cerro, reíamos, cuchichéabamos, nos nutríamos de nosotras mismas. Desde allí contemplábamos el cielo azul, la ciudad con sus callecitas angostas, los techos rojos, ocres, los finos y altos álamos, oíamos las campanas de los campanarios que auyentaban las palomas, el rumor de risas y el silencio convocante.

Nos sentíamos plenas. Abrazadas las unas a las otras, nos reconocíaamos, habíamos llegado desde diferentes provincias y sabíamos que somos iguales, con deseos similares. Y durante el largo almuerzo poblado de risas supimos que debíamos seguir siendo “sexis, solteras, libres y soberanas”. Cada palabra elegida entre risas y alegría con su especial significación metafórica. Ese fue el código del día que nos mantuvo unidas y felices hasta el anochecer. Cantamos, copleamos, bailamos, agradecimos a la Pachamama. En el mojón la alimentamos y nos juramos confidencias y fuerzas para no decaer. Nos nombramos madrinas de los distintos haceres para el próximo jueves de comadre: de la bandera del grupo de cada año, de las remeras que nos distinguen, de la cocina cuyos platos saboreamos, de la música que nos habita, del cariño femenino y cálido que nos acerca cada vez más.

Sin diferencias, madres, hijas, amigas, conocidas, fuimos, simplemente, mujeres que queríamos extender nuestro cálido feminismo, nuestro bagaje de sentimientos positivos, a todos, mujeres y varones.

Queríamos, queremos, celebrar la Vida.

Y así comenzamos los festejos de carnaval.

 

 

 

Susana Quiroga

Cargando ...

Compartí tu opinión