Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

letras

Fragmentos de correspondencia y recuerdos de Marcelo Mendieta

 

5 de diciembre de 2014

Para: Susana Quiroga

 

Querida Susana, presiento que andas llenos los ojos y el alma de cielo, mar y playa. Te adjunto este recuerdo ‏por si lo quieres incluir en tu hermosa página. Abrazo. M

………………………..

**

07/09/2014

Para: Susana Quiroga

 

Muchas gracias por compartir, querida Susana! ¡Que lindo es oirte! Tanto como leeerte.  Abrazos. M‏

…………………….

 

 

Re: Página Literaria del 19 de enero de 2014 Pregón -Jujuy‏

Para: Susana Quiroga

 

Mi queeridísima Susana, justo ahora que estoy escribiendo mis recuerdos, lo he nombrado a don Raúl. ¡Que lindo homenaje le has dedicado. ¡Tantos recuerdos de nuestras charlas y este 15 de enero que laceró mi alma! ¡Más con el recuerdo de Araoz Anzoategui, que lo veló solito en una funeraria de Baradero, de donde lo querían echar por que no pagaban el velorio! Eres emocionante, Susana. Te quiero mucho. Felicitaciones por la página. Como siempre, excelente. M

 

* *

ALGUNAS DE SUS NOTAS

Querida Susana, …

el agradecido soy yo, pues me acercas a mi infancia y juventud - residí en Jujuy desde el 19 de mayo de 1943 hasta el 6 de agosto de 1958 y viví entre Salta y Jujuy y a veces "entre San Juan y Mendoza" - , crecí entre poetas, escritores, músicos, pintores, libros y poesías. Soy el único sobreviviente de la primera junta directiva de la Filial Jujuy de la SADE, que fundamos el 13 de junio de 1957 - en el Día del Escritor - donde fuimos electos mi hernano Jorge Calvetti como presidente, Andrés Fidalgo, como secretario y yo, Marcelo Ventecol (entonces no usaba el Mendieta) como tesorero

Firmaron esa primera acta, Néstor Groppa, Jorge Calvetti, Mario Busignani, yo, Andrés Fidalgo, María Laura Oyuela de Pemberton, Mercedes Labarthe, Carlos E. Figueroa, Francisco Raul Gomez, Carlos Mazuchelli, Héctor Tizón, Miguel Angel Pereyra y Teofilo Sanchez de Bustamante. De todos ellos, solo sobrevivimos Tizón y yo. Curioso: nuestras madres habian sido compañeras de colegio en Salta y fueron amigas hasta sus últimos días. Nosotros no. Su hermano menor, un bohemio de cuna, era mi amigo.
Al año siguiente, el 16 de Julio, Carlos Alberto Erro, presidente de la SADE nacional, le envia una carta a Calvetti, reconociendo la filial. Cuando se constituye formalmente, ya estaba radicado definitivamente en Buenos Aires, continuando con mi destino periodista.
Con Carlos E. Figueroa y Miguel Angel Pereyra habíamos intentado organizar  años antes un círculo de poetas. Nos reuniamos en una cena semanalmente en el restaurante de la Sociedad Obrera y leíamos nuestros poemas, cuentos y relatos.A veces participaban de nuestros encuentros Manuel J. Castilla y Jaime Dávalos, que también leían su producción. La música no estaba ausente: Nolasco Córdoba y su guitarra, El tarateño Rojas (creador del mundialmente popular Sucu-Suco), El Negro Burgos y su quena - con habilidad y talento nos regalaba un tema de nuestro folklore o algo de Motzart o Beethoven- , Nicolás "Burrito" Lamadrid - que hiciera duo en sus comienzos con Eduardo Falú -, entre otros.

Los domingos nos reuniamos en mi casa de Juana Manuela Gorriti 109 - donde ahora vive mi hija María Esther Beatriz, abogada -, bajo un paraíso. Degustabamos poesía, canto, vino y unas empanadas deliciosas que hacía la madre de mi hija, Carmen Tejerina Llanos. Con tu enorme generosidad me enviaste una foto donde estamos todos los amigos que te he nombrado.


Mi pasión se dividía entre el periodismo y la poesía. Escribía poemas, pero un día, a consecuencia de un revés amoroso, en el horno del primitivo Pregón, entonces de Luna Espeche, en la calle Independencia, los quemé a todos. Quise rehacer uno, "Romance de Canducha", una pordiosera que constantemente decía que tenía novio.
Era una noche de luna llena espléndida, hermosa, inolvidable. El cielo azul, muy azul, pleno de estrellas. El Río Chico, con su hebras de plata y las piedras llenas de luz. Venía caminando y gozando del paisaje cuando vi en la acera del viejo puente Lavalle, donde comenzaba la avenida Gorriti, calzada de por medio con la casa de los Camusso, sentada, agitando un papel en una mano y una botella en la otra, llorando, a Canducha, de espaldas a mí. Y gritaba "¡viva mi novio!"
 

Llegué a mi casa y escribí, según recuerdo,

"Llorando, llorando, Canducha,
una noche te encontré,
con un novio de vino
y un pañuelo de papel..."


El resto lo he olvidado y no quise reescribirlo.
El periodismo me absorbió por completo. Y luego Buenos Aires, la Argentina, las Américas y el mundo, siempre escribiendo para "La Nación" primero y después como "freelance".


Susana, eres un Ángel. Tengo fotocopia de las actas por que me las dio me hermano Néstor Groppa. Estoy escribiendo la historia familiar para mi nieta Valentina -debe saber de dónde viene - y esto lo voy a añadir, por que tú, Ángel, me has motivado. Te quiero mucho. Eres el nexo intelectual y afectivo que me une a mi estancia en el terruño que, como dije una vez, "tiene a Jujuy por origen, a Salta por blasón y a Tucumán por amor".
 

Un beso enorme y muchas gracias por tu paciencia, por tu amistad y toda la tibieza jujeña. Te quiero mucho. M
 

* *

07/09/2014

Para: Susana Quiroga

 

'Muchas gracias por compartir, querida Susana! ¡Que lindo es oirte! Tanto como leeerte.Abrazos. M‏

Marcelo Mendieta

……………

 

 

En el recuerdo de S.A.D.E

 

 

S.A.D.E. Jujuy se une al dolor familiar por la partida de quien fuera su primer Tesorero, José Luís Marcelo Ventecol Mendieta. Participó, con sus veinte años, de una iniciativa de la revista TARJA, al formar parte de la primera Comisión Directiva de SADE Jujuy, fundada el 13 de junio (Día del Escritor) del año 1957, presidida por el escritor Jorge Calvetti y su secretario Andrés Fidalgo. Marcelo Mendieta, como se hacía conocer, nació en Oran, siempre sintió a Jujuy como la morada de su corazón, se comunicó con sus residentes mediante sus escritos, principalmente cuentos recordatorios de tiempos pasados, de su juventud y en su provincia de adopción, algunos publicados en la sección literaria del diario local. Por su profesión de periodista y por una situación particular de vida, residió en distintos lugares del mundo. Manteniendo siempre el contacto con personalidades de las letras de Jujuy, como Susana Quiroga o Néstor Groppa a quién consideraba como un hermano, y también con algunos otros amigos. Cuando nos dejó Jorge Calvetti, Mendieta publicó una vivida y memoriosa historia del hombre de las letras, su amigo y recordado primer presidente de SADE. Con esta partida de Marcelo Mendieta, nos queda de ese primer grupo de luchadores, además del agradecimiento de sus servicios, no solo el vivo recuerdo, sino un ejemplo para tratar de seguir como escritores.

Cargando ...

Compartí tu opinión