Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Entrevista poética

Dos mujeres, dos artistas

 

BLANCA SPADONI-ZÛRCHER  Y  VIOLETA PARRA

 

 

“…Mi corazón te late

                     Violeta Parra…” B.S.

 

“…Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto
              Así yo distingo dicha de quebranto…” V.P.
 

 

Vivencio Córdoba, y encuentro a una de mis colegas y amigas que vivió, enseñó y compartió mi tierra natal, Jujuy, más de 30 años y que ahora transita esta ciudad: Blanquita Spadoni, poeta, profesora en Letras. Alegría de escuchar su voz, la risa clara, percibir su personalidad. 

En este reencuentro hablamos esencialmente de las letras que nos conmueven, de sus poemas dedicado a Violeta Parra que aún no fueron publicados y conservo. Violeta Parra, tan mujer, tan artista. Y nace la palabra que muestra confidente su admiración por Violeta. Le pregunto:

 

1- ¿Por qué elegiste hablar de ella en tu poesía?

_ Llegó de golpe al corazón, como abrir una ventana y recibir un viento impetuoso que dificulta la respiración. Así entró a mi vida, única manera posible para que se instalara muy adentro. Fui transformada, soy otra desde que está en mí para hablarme de sí misma. En un diálogo de mujer a mujer fuimos desovillando ese hilo sospechoso que enhebra o enreda los pasos que damos por la vida, la suya, la mía, hablamos del tiempo, el amor y la muerte. La lectura de sus canciones, de sus décimas, de la bibliografía que conseguí, se hizo imprescindible. Poco a poco fui encontrando datos, momentos, sentimientos, obras artísticas que me llenaron de dolor, emoción, belleza, especialmente de asombro. El asombro que se siente ante la vida intensa y fecunda, entera en su despliegue humano, de alguien que se fue por elección. Los seres que estuvieron cerca la vieron pelear y desgastarse, pelear y agotarse, pelear y caer, vaciarse de a poco hasta saber que solamente podía la muerte.

 

2- Siempre hay un punto de encuentro entre dos sensibilidades de artistas. ¿Cuál sería el de ambas?

- Un punto de encuentro entre ambas fue el amor. Leyendo su biografía, descubrí que Violeta tuvo amores tormentosos. Cerca del final de su vida amó intensamente a Gilbert Favrè. Cómo era posible –me preguntaba-, que se enamorara de un hombre tan extraño, de una lejana y desconocida cultura, siendo ella un exponente vívido de lo tradicional y autóctono de Chile. Gilbert, el suizo, era todo lo opuesto a ella y tal vez eso la deslumbró. Para mí, en el amor es fundamental ese deslumbramiento. Otro punto de encuentro fue su niñez, dolorosa e inestable, parecida a la mía allá en Mendoza, mi lugar de origen.

 

3- ¿Qué admiras o qué te duele másde ella?

- Admiro su fuerza para luchar ante tantas adversidades (soledad, pobreza, muerte del padre y de su niña, abandono de Gilbert, falta de apoyo para realizar su obra). Admiro Las décimas (que tuvieron la aceptación total de su hermano Nicanor),y las arpilleras, que presentó en París.

 

4- Gracias a la vida es un himno a la vida, es difícil explicar su posterior suicidio…

- Gracias a la vida es un poema hermoso y una despedida. Una canción triste, no  un himno a la vida, dice el dolor profundo de una mujer que siente que perdió en la vida. Violeta siempre canta con tristeza. Compuso este poema en Bolivia, cuando comprendió que Gilbert no regresaría con ella a Chile.  Después se suicidó. Lo había intentado antes.

Ahora que conozco más su vida y comprendo mejor su obra, he intentado recuperarla con mi palabra, para tenerla cerca y sentirme más humana cada vez que la nombre: Violeta, Violeta Parra.

1

Voy encontrando

suicidios

en el camino

 

Esa mujer

me hace sufrir

tener rosas en el cuerpo

 

Rosas que desampara

el corazón

y lo dejan caer como agua

 

Pero me besa el agua

finalmente

si la nombro

 

3

Nada más

quisiera

encontrarla en la palabra

 

Se suicidó

pegándome un tiro

en el corazón

 

Y ahora tengo

los ojos tan abiertos

pero no he muerto

 

5

Violeta está en el aire

como una espuma

 

Toda violeta y agua

se desparrama

en amores y cantos

por su garganta

 

Mi corazón te late

Violeta Parra

 

Cómo pudiste irte

 

Y no te has ido

la enamorada

 

 

Gracias, Blanca Spadoni, por tu recuerdo, por tus poemas, por comprender la vida, sufrimiento y sensibilidad artística de Violeta Parra.

BLANCA SPADONI-ZÛRCHER  Y  VIOLETA PARRA,  dos mujeres, dos artistas que supieron luchar por la vida y el amor. Gracias.

Exquisito reencuentro.

 

 

Susana Quiroga

 

Blanca Spadoni-Zûrcher. Nació en Mendoza, vivió más de treinta años en San Salvador de Jujuy y actualmente está radicada en Córdoba. Profesora en Letras. Formó parte del grupo “El Quitupì” (teatro de títeres), dirigido por Nélida P. de Fidalgo. 2003 Incursionó en el teatro independiente. 1980 – Publicó, entre otros, Las huellas infinitas (poesía). –Los colores del grito, homenaje a Vincent van Gogh, (poesía). 2009 –  Intensidades (poesía). 2010 –La noche que le ganó al sol (novela). 2018- La piedra que se cae (novela). Entre sus premios: 1973 – Primer Premio del Concurso literario NUESTRA SEÑORA DE LA ALMUDENA, Madrid. Participa en numerosas antologías. Tiene obras inéditas en poesía y narrativa. Realizó numerosos viajes por España, Italia, Israel, Holanda y Suiza, Grecia, Alemania y Bélgica.

 

Cargando ...

Compartí tu opinión