Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Curiosidades

Día del escritor salteño

El 6 de noviembre se estableció como el Día del escritor salteño.

No conocíamos esta Ley referida a nuestros colegas salteños. Tener un día de y para ellos nos parece un hecho interesante, sobre todo por los motivos que llevaron a estipularla: homenajear por una parte a escritores que supieron cantar, honrar, la literatura de su región, y por otra, valorar la propia obra literaria.

También, contribuye a alentar a las nuevas generaciones de escritores cuyas palabras celebren su contexto.

Este día fue establecido a partir de un proyecto que se sancionó y aprobó en el Senado y en la Cámara de diputados de la Provincia de Salta, para lo cual se tuvo en cuenta a dos de los grandes exponentes de la literatura regional salteña, al escritor Juan Carlos Dávalos y a Juana Manuela Gorriti. 

La conmemoración se celebra según la Ley Nº 7728, sancionada el 14 de junio de 2012, promulgada el 5 de julio de12, teniendo en cuenta la fecha del fallecimiento del escritor Juan Carlos Dávalos, poeta, ensayista y narrador considerado “el patriarca de las letras salteñas”, 6 de noviembre de 1959, Salta. 

En la misma fecha murió  en Bs. As. Juana Manuela Gorriti, la primera novelista argentina y sudamericana, quien había nacido en Horcones, Rosario de la Frontera, Salta, el 15 de julio de 1816. 

Ambos supieron cantar la patria chica y su región, y dejaron anécdotas interesantes de sus vidas  y textos literarios importantes.

* *


JUAN CARLOS DÁVALOS nació el 11 de enero de 1887, unos dicen que en Villa San Lorenzo, otros en Cerrillos, Salta y falleció el 6 de noviembre de 1959 en la ciudad de Salta.
El escritor publicó un extensa obra en diferentes géneros literarios, no solo dedicada a su hogar y la vida en los Andes de la Argentina, sino también fuera de los círculos de las fronteras de su país. La extensa producción de Juan Carlos Dávalos recorre la prosa, la poesía y el teatro.

A continuación, un poema conocido que toma como tema un elemento mítico norteño:

 

LA LEYENDA DEL COQUENA 

 

Cazando vicuñas anduve en los cerros.

Heridas de bala se escaparon dos.

-No caces vicuñas con arma de fuego,

Coquena se enoja - me dijo un pastor.

 

- ¿Por qué no pillarlas a la usanza vieja,

cercando la hoyada con hilo punzó?

¿Para qué matarlas, si sólo codicias

para tus vestidos el fino vellón?

 

-No caces vicuñas con arma de fuego,

Coquena las venga, te lo digo yo.

¿No viste en las mansas pupilas oscuras

brillar la serena mirada del dios?

 

-¿Tú viste a Coquena?

-Yo nunca lo vide,

pero sí mi agüelo - repuso el pastor;-

una vez oíle silbar solamente,

y en unos tolares, como a la oración.

 

Coquena es enano; de vicuña lleva

sombrero, escarpines, casaca y calzón;

gasta diminutas ojotas de duende,

y diz que es de cholo la cara del dios.

 

De todo ganado que pace en los cerros,

Coquena es oculto, celoso pastor;

si ves a lo lejos moverse las tropas,

es porque invisible las arrea el dios.

 

Y es él quien se roba de noche las llamas

cuando con exceso las carga el patrón.

 

En unos sayales, encima del cerro,

guardando sus cabras andaba el pasto;

zumbaba en los iros el gárrulo viento,

rajaba las piedras la fuerza del sol.

 

De allende las cumbres de nieves eternas,

venir los nublados miraba el pastor;

después la neblina cubrió todo el valle,

subió por las faldas y el cerro tapó...

 

Huyó por los filos el hato disperso,

y a gritos, en vano, lo llama el pastor.

La noche le toma sentado en cuclillas,

y un sueño profundo sus ojos cerró.

 

Cuando el alba tiñe - limpiando los cielos-

de rosa las abras, despierta el pastor.

Junto a él, a trueque del hato perdido,

Coquena, de oro le puso un zurrón.

 

No más en los cerros guardando sus cabras,

las gentes del valle vieron al pastor;

Coquena dispuso que fuese muy rico.

Tal premia a los buenos pastores el dios.

 

* *

 

 

JUANA MANUELA GORRITI, nacida en Horcones, Rosario de la Frontera. Supo cantar este lugar donde creció, y lo hizo, nostálgica y bellamente. Recetas culinarias, biografías breves memorias, contribuyeron a pintar las costumbres salteñas.

Su vida andariega y rebelde pasó por Bolivia, Perú, Chile, y dejó en cada lugar su impronta.

En ocasión de su retorno a Horcones, sólo halló ruinas en su casa.

Inspirada por esta experiencia escribió la siguiente página donde expresa el dolor de la añoranza: 

“Orcones, hogar paterno, montón informe de ruinas habitado sólo por los chacales y las culebras, ¿qué ha quedado de tu antiguo esplendor? Tus muros yacen desmoronados, los pilares de tus galerías se han hundido cual si hubieran sido edificados sobre un abismo. Apenas si las raíces sinuosas de una higuera y el bronceado tronco de un naranjo señalan el sitio de tus vergeles. A la ruidosa turbulencia de tus fiestas, ha sucedido el silencio de la soledad. Tus avenidas están desiertas y la yerba del olvido crece sobre tus umbrales abandonados.

"Un día la fatalidad penetró en tu alegre recinto, arrebató a tus huéspedes desprevenidos y los esparció a los cuatro vientos del mundo. ¿Qué fue de ellos? Unos cayeron agobiados de cansancio, otros marchan aun en las penosas sendas de la vida. Si un día los llamaras, algunos responderían con un gemido; por los más, hablaría sólo el silencio de la tumba. Es fama que sus almas, bajo el blanco sudario de los fantasmas, vagan en la noche renovando entre tus escombros, el simulacro de tu existencia.”

 de “Recuerdos de Infancia”.

 

Esta interesante ley destinada a los escritores de Salta, quizás podría ser imitada en Jujuy, ya que tenemos prestigiosos escritores que supieron y saben expresar bellamente su amor por el terruño. Además, nos hizo recordar la figura de dos salteños importantes, un varón y una mujer.

 

Susana Quiroga

 

Cargando ...

Compartí tu opinión