Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Letras

Reveladores ensayos de Manuel Jofré, poeta, narrador y docente chileno.

A continuación, la segunda parte del comentario del libro I beroamericana del escritor chileno Manuel Jofré que nos hace llegar el periodista, profesor en Letras, escritor y comentarista bonaerense, Sebastián Jorgi . Nos adelanta importantes conceptos acerca de los ensayos del mismo, los considera reveladores ensayos de Manuel Jofré.

Segunda parte.

manuel-jofre-iberoamericanas_3350.jpg

 

IBEROAMERICANA, Manuel Jofré, Prólogo de Bertha Bilbao-Richter-Instituto Literario y Cultural Hispánico-Enigma Editores.

 

 

A continuación, la segunda parte del comentario del libro Iberoamericana del escritor chileno Manuel Jofré que nos hace llegar el periodista, profesor en Letras, escritor y comentarista bonaerense, Sebastián Jorgi. Nos adelanta importantes conceptos acerca de los ensayos del mismo, los considera reveladores ensayos de Manuel Jofré.

A todos los que hemos abordado la literatura española, latinoamericana y argentina, en cualquier nivel de estudios, puede interesar. Nos resultan familiares los autores que estudia. Esta parte última considera la narrativa Mexicana

 

 

La narrativa mexicana y los problemas de la periodización en la historia literaria latinoamericana, es un capítulo muy rico. El punto de partida, Los de abajo, de Mariano Azuela, de 1915, marcará una amplia zona temática : la novela de la revolución mexicana. En el prisma de Manuel Jofré, didáctico y por lo tanto, esclarecedor, establece el rescate de las generaciones superrealistas, así, las novelas El indio de Gregorio López y Fuentes de 1935 y Al filo del agua de Agustín Yáñez de 1947. De esta, expresa “notable es su estructura, detalla el momento previo a la revolución mexicana”. Pero vendrá un momento ruptural a partir del medio siglo xx con un nomenclador ya más conocido: Carlos Fuentes, “el Balzac latinoamericano”, con su novela La muerte de Artemio Cruz, Juan Rulfo, “que hace revivir las creencias populares” con su libro de cuentos El llano en llamas y Juan José Arreola, “parte de la literatura fantástica que enriquece el realismo” con su libro de cuentos Confabulario.

 

Un aparte personal: a los tres tuve el placer de conocerlos, en sus viajes a Buenos Aires. Destaca nuestro autor la obra de Fuentes, que “dividió la totalidad de su comedia humana en 18 secciones. También resalta la obra de la gran narradora mexicana, Elena Poniatowska y su obra La noche Tlatelolco, obra comprometida, pues refiere el asesinato en masa del 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las tres culturas. No se olvida de autores que no son conocidos en estas latitudes, como Fernando del Paso, autor de José Trigo, novela que pude colocar en un programa en un Instituto de Formación Docente. José Emilio Pacheco, José Agustín, Luis Villoro, Jorge Volpi, Laura Esquivel con su afamada Como agua para chocolate continúan en la rica nómina investigativa de Manuel Jofré, dilucidando etapas y citando obra de estos autores. Es esta generación un anticipo de Roberto Bolaño, del que se ocupa en el capítulo siguiente, Bolaño el primero, título que polemiza con la idea de Volpi, que afirmó que el escritor chileno era “el último escritor latinoamericano”. El manifiesto infra-realista de 1976, carísima fecha para los argentinos, tres años después del pinochetazo, hace del narrador chileno un “marginal”, afirma Jofré en Iberoamericana, perteneciente a “una generación de rompimiento, la primera perteneciente al período posmoderno”. Hay otros cortes destacables en el análisis de Jofré, “Bolaño no pensaba que América Latina era el patio trasero de Estados Unidos, sino que era el manicomio de Europa”

Mario Guajardo, en su libro El paradigma del loco en la narrativa de Roberto Bolaño “detecta profundas conexiones intertextuales con Borges, con La montaña mágica de Thomas Mann…conecta cuentos, novelas, entrevistas, artículos, declaraciones”…”sobrepasa las fronteras, tanto espaciales como temporales”, lo cita textualmente Jofré.

Realmente curioso, lo de Thomas Mann, sobre todo, que ya no tiene adhesiones –al menos, no se lo lee tanto como en los 50 y 60--en estas generaciones nuevas, sí la conexión con Borges, justificada por la simbiosis entre poesía y prosa en Bolaño, “partes de una misma escritura”. Lo creo más cercano a Borges en este sentido. Otro aserto, “la poética vital de Bolaño surgiría de un quiebre histórico marcado por la masacre de Tlatelolco”, marcaría, a mi entender, una rebeldía emocional en el autor de Los detectives salvajes.

¡ No podía faltar Vicente Huidobro! Creacionista en paralelo al neo-indigenismo, al ultraísmo, insertos en el capítulo Los temas críticos de la vanguardia. Los planteos e interrogantes hilan fino con respecto a las fechas de los movimientos, lo que sería imposible en una nota periodística dilucidar al lector, sólo es posible remitirlos al texto (desde la pág.191 hasta la 197).

La tercera parte, Literatura argentina, contiene interesantes aproximaciones a Borges, Marechal y Cortázar, interesantes por lo profundas, atinadas, para tres de los nuestros, que, si bien han sido estudiados por la crítica universitaria e impresionista, también periodística, el aporte que nos brinda Manuel Jofré es sumamente valioso. Su óptica es novedosa, sus asociaciones temáticas sobre El Aleph, Adánbuenosayres y Rayuela son profesorales, sustanciales, académicas, que debemos tener en cuenta para la historia de nuestra literatura argentina.

 

En suma, Iberoamericana de Manuel Jofré, es un compendio revitalizador de las literaturas, --española, latinoamericana y argentina—que las actualiza. Enhorabuena.

 

sebastiain-jorgi-1-5874_801.jpg

Sebastián Jorgi

 

Cargando ...

Compartí tu opinión