Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Saludarte

Qué y cómo comen los niños y niñas en Argentina

La Universidad Católica Argentina (UCA) realizó un relevamiento para conocer las características en los hábitos y prácticas alimentarias de las familias argentinas, con principal atención en la infancia. La alimentación es una práctica cultural que se construye en base a los hábitos que se adquiere a lo largo de la vida, pero lo que se aprende en la infancia marca una conducta que puede repercutir en la salud a futuro.

En una medición durante el 2017, la Encuesta de la Deuda Social Argentina, realizada por la UCA, se pudo obtener un diagnóstico sobre los hábitos y prácticas alimentarias de los niños, niñas y sus familias, en nuestro país.

Los investigadores advierten que la principal comida en familia que tienen los hogares argentinos es la cena y que la gran mayoría de los niños y niñas, entre los 2 y los 17 años, mientras comen “conversan con sus familiares y/o pares” y “miran televisión” (93% y 81%, respectivamente).

En menor medida, juegan o usan el celular y mucho menos habitual es usar la computadora o jugar con videojuegos. Sin embargo, estos datos presentan diferencias según la edad de los chicos. Por ejemplo, los niños y niñas de entre 13 y 17 años usan más la computadora mientras comen (14,8%) que los que tienen entre 5 y 12 (9,5%).

Asimismo, el uso del celular durante las comidas aumenta a medida que asciende el estrato social, representando un 22,6% en el estrato muy bajo y un 32,7% en el medio alto.  Lo común a todas las infancias es conversar y mirar televisión, pero jugar es propio de los más pequeños (48,9%), mientras que el uso del celular lo es en los adolescentes (51,4%).

En cuanto a qué comen los niños y niñas en el recreo escolar, se observa que un 57,7% lleva los alimentos desde su casa, un 25,7% los compra en el kiosco del establecimiento escolar y a un 18,6% se lo dan de forma gratuita en la escuela.

El alimento más elegido para consumir en la escuela son las galletitas dulces y barras de cereal, tanto en el estrato medio alto y como en el muy bajo (52,5% y 39,5% respectivamente). Así mismo, se pudo ver que la adquisición de los hábitos alimentarios, el 86,1% los adquiere en la casa, el 35,6% en la escuela, el 8,5% por medio de un médico y el 4,2% gracias a los familiares. 

Es alto el porcentaje de padres que informan a sus hijos sobre los alimentos que les ofrecen (casi 67%). En paralelo, el 77,4% de los padres estimula a los niños y niñas para comer todo lo que se les sirvió en el plato, aunque el 53,5% responde que no prepara los alimentos junto a los más pequeños. Casi el 70% suele obligarlos a comer lo que se preparó aunque no les guste tanto.

El Dr. Jorge Tartaglione (MN Nº 67.502), Miembro de la Sociedad Argentina de Cardiología y Presidente de la Fundación Cardiológica Argentina, resalta el importante rol de los padres en la enseñanza de una alimentación saludable para los niños, con el fin de revertir el sobrepeso y la obesidad que hoy en día conforman una epidemia. “Esta alimentación saludable debe implicar un aprendizaje con el fin de que los niños mismos sean los que hagan mejores elecciones en términos de nutrición. Una alimentación saludable desde el comienzo de la vida contribuirá a reducir la incidencia de enfermedad cardiovascular en la adultez, que hoy constituye la primera causa de muerte”.

Se resalta al ‘picoteo’ como un hábito que atraviesa a las infancias. Este hábito consiste en una comida desordenada, poco saludable y que puede generar como consecuencia la ganancia de peso.

El 76% de los niños, niñas y adolescentes, entre 2 y 17 años de edad, picotea, es decir, come entre horas sin una planificación. Esta tendencia se incrementa a medida que ganan autonomía en la provisión de alimentos. Casi el 80% de los adolescentes suele picotear. Asimismo, el picoteo es algo más probable en los varones que en las mujeres.

Roberto Kenny, Médico Pediatra Gastroenterólogo Nutricionista, en otra de las notas de investigación, explicó que “los hábitos alimentarios pueden cambiar a lo largo de la vida, pero la base de su formación se establece en la infancia y enseñarlos en esa etapa contribuye a fomentar una vida saludable”.


 

Cargando ...

Compartí tu opinión