Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Saludarte

“El hígado no duele, no molesta ni patea”

El hígado es el órgano de mayor tamaño dentro del cuerpo. Interviene en el metabolismo de los nutrientes, almacena energía y elimina toxinas.

 

  • El hígado es el órgano de mayor tamaño dentro del cuerpo. Interviene en el metabolismo de los nutrientes, almacena energía y elimina toxinas.

  • Circula mucha información errónea sobre su funcionamiento y su relación con los alimentos que ingerimos, lo que nos expone a posibles complicaciones, principalmente, a quienes viven con enfermedad hepática crónica.

La mayoría de las cosas que hemos escuchado, leído o que nos han contado sobre los alimentos y el hígado tiene poca o ninguna evidencia científica que afirme que así sea”, expresó Paola Andrenacci, licenciada en nutrición especializada en enfermedades hepáticas (M.N. 3587) e integrante de Fundación Sayani. Por lo que la especialista recomienda consultar siempre con un profesional de la salud, y si se trata de temas de alimentación y nutrición, debe hacerse al nutricionista.

Es muy común encontrar en internet o escuchar en nuestro alrededor frases como ‘me dio una patada al hígado’, ‘comí algo y me cayó mal al hígado’ y un sinfín de frases que ponen a este órgano en el centro de la cuestión. Al respecto, Andrenacci explico que “el hígado no patea, no molesta, no duele, no le cae mal una comida porque simplemente no procesa alimentos”.

El hígado está situado en la parte superior derecha de la cavidad abdominal, debajo del diafragma y por encima del estómago, el riñón derecho y los intestinos. Regula la mayoría de los niveles de sustancias químicas de la sangre y secreta una sustancia denominada bilis, que participa en la digestión de las grasas y se almacena en la vesícula biliar. Toda la sangre que sale del estómago e intestinos pasa por este órgano.

El hígado procesa esta sangre y separa sus componentes, los equilibra y crea los nutrientes. También descompone los fármacos para que sean más fáciles de utilizar por el resto del cuerpo. Se han identificado más de 500 funciones vitales.

Una vez que el hígado ha descompuesto las sustancias nocivas, los subproductos se excretan en la bilis o la sangre. Los subproductos biliares ingresan en el intestino y, finalmente, salen del cuerpo en las heces. Los subproductos sanguíneos se filtran en los riñones y salen del cuerpo en forma de orina.

La alimentación tiene un rol fundamental en pacientes con enfermedades hepáticas, debe ajustarse de forma precisa al diagnóstico, estado nutricional, gustos del paciente, como también a su cultura. Por eso es necesario cumplir con ciertas pautas, muy simples y que se aplican a personas con diagnóstico de enfermedad hepática crónica.

Realizar, al menos, cuatro comidas diarias. Desayuno, almuerzo, merienda y cena” Además, la profesional recomienda, según las pautas que indica la nueva edición de las Guías de Práctica Clínica en Nutrición en Enfermedad Hepática Crónica de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado, incluir una colación nocturna en la alimentación.

Lo que queremos que quede claro es que ningún alimento daña el hígado y/o está contraindicado en personas con enfermedad hepática crónica. Lo importante es cubrir la cantidad de calorías y proteínas diarias, evitando las restricciones innecesarias”. En todos los casos, la alimentación debe ser variada.

Por último, en el caso de las personas con enfermedad hepática crónica, se podría dar el caso de vivir con otras patologías asociadas como diabetes, obesidad o presentar síntomas digestivos, lo que “requiere de ajustes en el tratamiento nutricional, que debe ser analizado minuciosamente por el nutricionista y el equipo de salud que lo está tratando”, concluyó Andrenacci.


 

Cargando ...

Compartí tu opinión