Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Política

Se parte el peronismo oficialista en Jujuy

El vicegobernador Carlos Haquim abandonó el Frente Renovador de Sergio Massa - que a nivel nacional radicalizó su postura opositora - y ratifica su alianza con el gobernador Gerardo Morales desde el peronismo. Una estructura de ministros, legisladores y funcionarios deberá optar en qué lugar se reubica.

Mientras el Partido Justicialista vive horas de anarquía y desencuentros sucesivos en el plano nacional, en Jujuy, el peronismo sigue en la tarea de reinventarse sin poder identificar un liderazgo claro. 

Siempre se dijo que los peronistas son hombres de poder, que situados en el rol de oposición tienen dificultades para hallarse en la política. Quizás la cultura de la dádiva que siempre salpicó al movimiento hace que sin la asistencia del estado, hacer política les sea más difícil. Convencer con ideas es más que difícil que hacerlo con bolsones de mercadería y planes sociales. 

La implosión que sufrió el kirchnerismo en 2015 hace que los ex k quieran volver a las fuentes en el PJ como opositores, pero sin éxito ante la sociedad, que los descarta como opción en el corto plazo. La presidencia del diputado Rubén Rivarola en el PJ distrito Jujuy no hace más que profundizar el vaciamiento y tira más arena al mito del fuego sagrado. La maquinaria electoral que tanto agitan los nostáligicos fundió motor hace al menos cuatro elecciones, y los veteranos de la década ganada no dejan de perder aceite. 

En tanto, el peronismo que sí se ubica cerca del poder, se alinea detrás de la figura del vicegobernador Carlos Haquim, en su alianza estratégica con el gobernador radical Gerardo Morales. 

Haquim parece haber comprendido que la compleja tarea política se torna menos compleja cuanto más cerca del poder se para un dirigente. 

Por esa razón, el vicegobernador hizo una buena lectura de lo que acontece a nivel nacional, donde los retazos de peronismo intentan unirse para mostrarse como una opción al gobierno de Cambiemos, y decidió hacer exactamente lo contrario en Jujuy. 

En declaraciones a Radio 2, Haquim firmó el certificado de defunción para su alianza con Sergio Massa y sus vacilaciones opositoras, y ratificó su pertenencia al oficialismo en la provincia, sellando su alianza con Gerardo Morales de acá al futuro. 

El problema es que no todos los que integran el sector peronista del gobierno piensan hacer lo mismo con su futuro político. 

Sin ir más lejos, el ministro de gobierno Agustín Perassi, dueño del partido Gana Jujuy, sello que integró el frente que llevó al gobierno a la actual gestión, sorprendió al formar una alianza con el kirchnerismo en Palpalá, donde parece haber acordado con el diputado Rivarola comenzar a preparar la salida del cuestionado intendente Palomares. 

perassi1_993.jpg

El diputado Alejandro Snopek, quien sí se define como massista de la primera hora, difícilmente acceda a modificar la posición opositora que mantuvo hasta acá. 

alejandro-snopek1_403.jpg

Además, una nota publicada en Jujuy al momento, con declaraciones suyas muy críticas contra el presidente le habría cerrado todas las puertas del oficialismo en la provincia. 

Tanto Perassi como Snopek manejan una estructura ramificada en el interior de la provincia en base a los cargos que sus buenos contactos en la política y su perfil de opositores “con códigos” les proveyó durante años.

Hoy Haquim refuerza una estructura en base a su pertenencia al gobierno, y busca fortalecer su partido Primero Jujuy, con la colaboración de intendentes y comisiones municipales que hoy le responden. 

Con la división en ciernes, una larga lista de funcionarios – con el ministro Perassi incluido – deberá optar por uno de los dos caminos que parece abrir esta suerte encrucijada política. 

 

Cargando ...

Compartí tu opinión