La obra pública de la gestión Morales bajo la lupa | Jujuy Al Momento Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Luces y sombras

La obra pública de la gestión Morales bajo la lupa

A menos de dos años de la finalización de su mandato, un repaso por la performance del gobierno en el rubro muestra más proyectos que obras concluidas y algunas demoras excesivas; además, hay desorden en la comunicación, lo que atenta contra la transparencia. 

Uno de los rubros por los que se mide la gestión de un gobierno sin dudas es la cantidad de obra pública que concreta, ya que es el elemento tangible que pueden apreciar los ciudadanos en forma directa. 

Si bien no puede ser excluyente para evaluar una gestión, es un factor clave. 

La gestión de Cambia Jujuy, con el gobernador Gerardo Morales a la cabeza, presenta más proyectos - algunos de envergadura - que obras iniciadas y finalizadas dentro del actual período de gobierno. 

En materia de producción, sin dudas la gran apuesta es la planta de energía solar en Susques, que puede considerarse como una obra pública ya que si bien se trata de un proyecto complejo en el que intervienen numerosos actores, la gestión está a cargo de una empresa estatal. 

Allí, los plazos de finalización de la obra se fueron corriendo en más de una oportunidad y su conclusión está prevista para diciembre de 2019. 

En forma reciente se inauguró el puente General Arias, que une el sector sur de la ciudad con el barrio Bajo La Viña, en una obra de importancia, aunque esta construcción fue iniciada por la gestión de Eduardo Fellner en el gobierno. 

La obra aledaña, situada en la avenida Balbín del mencionado barrio será quizás la única obra vial de envergadura comenzada y concluida por la actual administración provincial, aunque todavía restan algunas semanas para su finalización. 

En Alto Comedero, la pavimentación de la avenida Forestal que comienza en ruta 9 y concluye en la autopista 66 puede señalarse como una de las de mayor importancia, aunque nuevamente, había sido iniciada antes de la asunción del actual gobierno. 

En el interior, un puente largamente reclamado por pobladores de Maimará se encuentra entre las concreciones.

La autopista que une San Salvador de Jujuy con Yala se terminó luego de extensas demoras, pese a que sólo restaba un 20% de la obra en 2015, cuando arribó la actual gestión. 

Algo similar ocurre con la ruta 1, que pese a tener un avance significativo en la obra y que la circulación está habilitada, no logra ser culminada. 

ruta-n1-rio-blanco-2_956.jpg

En la Capital, la obra denominada Parque Lineal Xibi Xibi, será una de las construcciones de mayor importancia, pese a las críticas recurrentes. La expectativa que genera un espacio de recración de grandes dimensiones convierte el proyecto en una obra de envergadura. 

El casco histórico puede describirse como una buena intención que le generó dolores de cabeza a la actual gestión por la cantidad de veces que los trabajos parecieron concluidos y los adoquines volvían a levantarse casi sin explicaciones. 

obra-rio-xibi-xibi-chico-1_6624.jpg

En materia de infraestructura, el gobierno coloca en su haber plantas de potabilización de agua y tomas para brindar agua corriente en lugares que hasta hoy carecían del servicio. 

San Pedro, Libertador General San Martín, Puesto Viejo, Caspalá, son algunas de las localidades que recibieron o mejoraron el servicio a partir de obras de la actual administración. 

La localidad de Volcán es un caso singular: el aluvión de enero de 2017 hizo que los trabajos frente al pueblo se tornen en imprescindibles y la inversión se hizo, aunque después del desastre. 

Hoy los funcionarios aseguran que gracias a las obras realizadas la catástrofe no se repetiría. 

Sin embargo, resta aún la entrega de las viviendas a los 47 habitantes que perdieron todo, lo cuál está proyectado para fines de 2018. 

volcan-drone-viviendas-6_8439.jpg

En materia de viviendas, ha trascendido que si bien las proyecciones cuadriplican la cantidad de casas que piensa construir la gestión actual, en los primeros dos años el promedio ha sido inferior al de sus antecesores. 

Mientras Fellner se retiró de Casa de Gobierno con alrededor de mil viviendas construidas por año, en los primeros dos años de Gerardo Morales el Instituto de Viviendas pudo construir y entregar aproximadamente 500 cada año. Los números son estimativos y en base a fuentes del organismo en off, ya que la información oficial no ha sido difundida. 

“Tenemos mucho en ejecución”, se excusaron desde la misma área del gobierno. 

Finalmente puede señalarse en el haber del gobierno en sus primeros dos años al Centro de Desarrollo Tecnológico de Palpalá, donde el gobierno busca volcar trabajo científico para lograr avances en la investigación de materias primas que se producen y podrían ser industrializadas en Jujuy. El caso del litio es el emblema del proyecto, aunque no es el único objetivo apuntado. Allí, la inversión fue considerable. 

Una cancha de césped sintético en Humahuaca completa el derrotero de la obra pública de la gestión Morales, cuando restan menos de dos años para la finalización de su mandato. 

Cabe señalar que en esta, como en la mayoría de las áreas gubernamentales – con honrosas excepciones - el desorden de la información disponible es el denominador común. 

La publicación de obras iniciadas o licitaciones en curso está dispersa en diferentes sitios oficiales y mucho más incompleta que lo que al propio gobierno le convendría, en el afán de comunicarles a los ciudadanos lo que hace, lo que hizo y lo que planea hacer antes de que se cumpla el primer periodo de la actual administración. 

 

 

Cargando ...

Compartí tu opinión