Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Elecciones

Cambiemos y un triunfo “incómodo” en Jujuy

El oficialismo esperaba ganar por “goleada” las PASO, pero terminó llevándose una victoria ajustada que lo invita a revisar su gestión para evaluar porqué un importante sector del electorado sigue buscando opciones. 

Cambiemos ganó las elecciones primarias en Jujuy. Ese dato es irrefutable. 

Con el diario del lunes, lo que se presta a interpretaciones es cómo obtuvo ese triunfo. 

En las jornadas previas al domingo 13 de agosto el gobierno de Jujuy confiaba en llevarse una holgada victoria en las urnas. 

Las encuestas encargadas y difundidas por el oficialismo proyectaban a la lista que encabezó Mario Fiad superando largamente el 40% de los votos y ubicaba a todos los candidatos juntos que presentaba el peronismo opositor a 20 puntos de diferencia. 

Dos horas después del cierre de la votación, los voceros del oficialismo exageraban la distancia que obtenía la lista oficial y llegaron a hablar de 40 puntos porcentuales de distancia con los otros frentes, cuando las mesas escrutadas eran mínimas. 

El correr de las horas y el avance del escrutinio demostró que el Frente Jujeño Cambiemos, con el 36%, aventajó por sólo 6 puntos porcentuales al Frente Justicialista, que alcanzó el 30%. 

Más atrás, el Frente Renovador del vicegobernador Carlos Haquim y el Frente de Izquierda de Alejandro Vilca peleaban el tercer puesto con el 12%.  

Los datos reflejan que la elección realizada por el oficialismo no fue la esperada. 

La estrategia de provincializar la elección, poniendo como principal argumento de campaña la gestión de Gerardo Morales desde la gobernación por encima de la figura de los candidatos no surtió el efecto buscado. 

Los resultados confirman un dato que los sondeos venían anticipando: el desempeño de Morales como gobernador obtiene respaldo en la población, pero su equipo de gobierno le está trayendo dolores de cabeza. 

El estilo de gobierno que muestra Morales, recorriendo el territorio y definiendo políticas de estado que la gente avala, no obtiene un acompañamiento a la altura por parte de sus funcionarios, que en 17 meses no lograron eficacia a la hora de gestionar, pese a que el gobernador insiste en que tiene “un gran equipo”. 

De otra forma no se explica el enorme porcentaje del electorado que aún conserva el peronismo opositor, luego de la debacle electoral de 2015, con el fin de la hegemonía de Eduardo Fellner. 

Buena parte del electorado parece haberle pasado facturas a los errores de gestión. 

En el oficialismo revisan distrito por distrito el desempeño en toda la provincia para determinar, de cara a octubre, qué es lo que hay que revisar. Morales seguramente, mira de reojo a su equipo, pensando en sumar gente que lo acompañe mejor. 

Otro dato a considerar en las filas del gobierno, seguramente, será el hecho de haber relegado a un discretísimo segundo plano la figura del presidente Mauricio Macri. 

Los cerebros de campaña en Jujuy demostraron temor en que las medidas económicas que afectaron el bolsillo del ciudadano en los primeros meses de gestión afecten lo que consideraban una buena performance de Morales como gobernador. 

Con el diario del lunes, los resultados muestran una reacción distinta del electorado: Cambiemos en el plano nacional hizo una elección mucho mejor de la esperada, y su versión local todavía está buscando donde se equivocaron para no obtener el triunfo abultado que imaginaban en la previa de los comicios. 

 

 

Cargando ...

Compartí tu opinión