Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Opinión

Incoherencias de fin de ciclo

Para intentar comprender el nexo entre lo que desde el Gobierno de la Provincia se dice y lo que se hace, es necesario destacar primero la incoherencia y la falta de sentido común con la que transita la gestión Fellner - Jenefes


En el marco de los festejos del 25 de mayo, el obispo, en su homilía, le envió al gobernador una fuerte señal sobre lo que debería ser el rol del Estado, que es bregar por el bien común. Para ello utilizó la parábola del buen samaritano, en la que se plantea la ayuda a los desamparados sin mirar reparos.

El proyecto de Fellner es el mismo que el de la presidenta, quien ayer se encargó de decir que este proyecto nacional y popular no tiene herederos sino que los humildes y los desamparados tendrán la responsabilidad de sostenerlo.

Se refirió a la misma gente a la que Fellner, al escuchar las palabras del obispo Fernández, reconoció haber dejado olvidada como consecuencia del ajetreo diario de la política.

Al reconocer que la política se olvida de la gente, el gobernador hace todo lo contrario de lo que dijo la presidenta en el acto de la Plaza de Mayo.

Fellner, haciendo honor a la tradicional frase  que dice que “del ridículo nunca se vuelve”, afirmó: “Se avanza a veces en otras cosas y nos olvidamos de los que más están necesitados y reconozco que el obispo tiene razón”.

Ante esto uno no puede menos que preguntarse cuáles son las responsabilidades de gobierno que tienen Fellner y Jenefes, que no sean ocuparse urgente de las necesidades de los que menos tienen.

¿En qué cosas avanzan Fellner y Jenefes que les impiden ocuparse de los humildes? ¿No es acaso el motivo de su causa o la razón de ser del Frente para la Victoria?

¿Cuál ha sido la causa entonces después de dieciséis años en el poder? La rosca y los negocios...

Entonces han pasado dieciséis años de negocios y rosca para sostenerlos y ahora van por cuatro años más, para seguir haciendo negocios. Por eso el congreso del PJ de hoy, para seguir engañando a los 129 congresales algunos de ellos socios minoritarios del saqueo del Estado y otros vianderos de siempre que hablan de coherencia a espaldas de la gente.

Por otra parte, Armando Berruezo, el cajero del Gobierno...plantea hoy en un diario otra incoherencia. ¿Qué hizo la oposición en estos últimos veinticinco años? Se pregunta. ¿Berruezo le endilga a la oposición la responsabilidad de lo que pasó a Jujuy en estos últimos veinticinco años...? Hablan como si recién llegaran al Gobierno y hace treinta años que gobiernan Jujuy.

Dice Berruezo que son denunciadores seriales de todo lo que el Gobierno hace. ¿Qué hace Berruezo además de manejar incompetentemente la plata de miles de jujeños que pagan impuestos y la plata de los argentinos que aportan para los planes nacionales que llegan a Jujuy y de los cuales algún día va a tener que rendir cuentas?

¿Cuántas elecciones ganó Berruezo? ¿Cuántos votos tiene? Habla de que la oposición no tiene ninguna convicción política pero ¿cuál es la  convicción política que él defiende?...  ¿Los negocios...?

Además, la oposición primero tiene que ganar la elección y después en su momento la gente evaluará si tiene o no convicción política; si  son o no un rejuntado...

Lo que ocurre es que Berruezo, Fellner o Jenefes creen que son los dueños del Estado, mientras que la democracia es otra cosa... es alternancia.

Un gobierno puede tener errores porque en definitiva todos nos equivocamos. Lo peligroso es cuando un gobierno está poseído por la incoherencia y la falta de sentido común. Esto pasa; esto ocurre en cada una de las decisiones que involucran al Gobierno y lo lamentable es que impactan directamente en la vida de la gente.

El dilema está planteado de cara a octubre... Incoherencia o mesura; negocios o bien común; transgresión a las normas o apego a la ley... Corresponde a nosotros los ciudadanos pensar y luego tomar decisiones...  

Cargando ...