Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

El “Rifle” Castellano, un arquero que todavía recuerdan los hinchas de Gimnasia

Fue un arquero que escribió una particular historia en el futbol argentino y que luego se trasladaría a Gimnasia y Esgrima de Jujuy. De origen “canalla”, nunca escondió su amor incondicional a Rosario Central.

Muchos podrán decir que Merich e inclusive el doctor Guzmán fueron dos fenómenos del arco que custodiaban los tres palos del Club Gimnasia y Esgrima, pero lo cierto es que Marcial Acosta – ex técnico del lobo- fue un fenómeno, como así también “El gato” Alvarez o “El Chochi” Varela. Me quedaría corto citando nombres, aunque hoy me gustaría hablar del “Rifle” Castellano, que apareció en la década del 2000.

Porque fue un arquero que escribió una particular historia en el futbol argentino y que luego se trasladaría a Gimnasia y Esgrima de Jujuy.

Es que este amigo, gran persona y buen guardameta, hizo feliz a su pueblo ”Canalla” y a los que lo supimos conocer.

Porque en su paso por Jujuy nos dejó grandes recuerdos, como “Carucha” Lugano que fue el atajador de penales en el ‘73 ante Juventud Antoniana, lo cual nos dio el “pasaporte” al Nacional de ese año. O como Carlos Herrera en el ‘86 en la finalísima en cancha de Zapla, “El loco” nos hizo llegar al primer Nacional “B” de la historia en definición por penales ante Talleres de Perico.

“El Rifle” ya venía precedido por su fama de haberle atajado un penal al grandioso Diego Armando Maradona, allá por el ‘96 cuando “El Diez” pasaba por un mal momento. Después, se hizo mucho más famoso cuando le atajó dos penales a Boca ejecutados por Diego Latorre y el defensor Matellán, jugando ya para  Gimnasia y Esgrima de Jujuy en la temporada ‘98 . Parecía una suerte de Goycoechea, en esos disparos desde el punto del penal en Italia ‘90, haciéndose figura del “Lobo jujeño”.

Desde ahí que lo recordamos con cariño, por haber sido leal y gran tipo, en cada entrenamiento y en cada partido.

Personalmente lo recuerdo en las prácticas, cuando realizaban tiros libres tácticos y “El rifle”- cuando sabía que no llegaba- “soplaba” con su boca esos disparos, pretendiendo desviar con ese azar el destino de una pelota de gol. Nos hacía acordar al “Viejo” arquero Waldo Lasquera, arquero de la década del ‘60, quien acompañara a Talleres de Perico en ese Torneo jugado en Boca Juniors, cuando en los entrenamientos o partidos, solía decir ¡Fuera vá!, aunque con diferente suerte si iba adentro o afuera de su valla.

Pero “El rifle” Castellano supo ser un amigo de los periodistas deportivos de Jujuy cuando nos contaba inolvidables anécdotas, como cuando defendía los colores, en las divisiones menores de Rosario Central y se armaban las grescas en los clásicos con Newell’s Old Boys y él se ponía los botines con tapones altos como guantes para ir a boxear con sus “archi-enemigos” de la ciudad.

Tampoco olvidaré el día que fui a la casa que le alquilaba Gimnasia y nos fuimos al patio del fondo. Grande fue mi sorpresa, cuando vi todo el jardín pintado de color azul y amarillo, con la inscripción que decía: Soy canalla, Rosario Central.

Después también me acuerdo que lo vi dos veces totalmente “sacado” dentro de una cancha y fue primero cuando desgraciadamente Gimnasia de Jujuy perdió 8 a 0 ante River Plate en Buenos Aires y faltando ocho minutos, Castellano salió disparado del arco hacia la mitad del campo de juego para pedirle al árbitro Luis Bongianino que diera por finalizado el partido ante tanta humillación, finalmente le sacaron tarjeta amarilla hasta que terminó el cotejo.

Luego en el 2007 cuando era arquero suplente de Central, en un encuentro entre River y “El Canalla” quienes empataban 2 a 2. Cuando el referí Pablo Lunati adicionó algunos minutos más al encuentro y “El Rifle” Castellano salió corriendo hacia el juez para hacerle ver que el tiempo de descuento era excesivo a lo reglamentario.

Castellano se lo quería comer y por la televisión se escuchó su famoso reclamo diciendo: ¡Sos un loquito y un delincuente! De manera que fue expulsado y llevado por sus compañeros hacia el vestuario.

Definitivamente, Hernán Castellano fue un arquero carismático y que se ganó la admiración de los jujeños, tan solo por ser auténtico y gran persona.

Nunca olvidaré cuando me presentó ante los periodistas rosarinos diciendo: “Les presento al mejor periodista jujeño”.

Eso no lo olvidaré jamás, como las anécdotas de su vida pasando por las filas de Gimnasia y Esgrima de Jujuy. “El Rifle” fue un arquero arrojado como tan particular, por eso este recuerdo que todavía me emociona…

El Poeta del Fútbol

Cargando ...