Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Economía

Las provincias ordenan su déficit, Jujuy lo profundiza

Jujuy es la única provincia que no achicó los gastos salariales, consiguientemente quedó como la única que sigue teniendo déficit fiscal desde principio de año, lo que complica mucho más transitar el segundo semestre del año.

Según un informe de la consultora NOAnomics, Jujuy es la única provincia que no logró achicar los gastos en las cuentas públicas; uno de los sectores que insume una mayor proporción del presupuesto, son los salarios de los trabajadores estatales y a  pesar del magro acuerdo salarial alcanzado con los gremios, la enorme incidencia que esta situación genera en el gasto público, hace que las cuentas se mantengan en rojo, porque se sigue aumentando el número de personal como único recurso para contener la desocupación.

De 17 jurisdicciones, incluyendo las más grandes, se puede apreciar una importante mejoría en la situación fiscal de las provincias durante la primera mitad del año con respecto al mismo semestre de 2013, pasando el superávit consolidado desde $ 10.131 millones a $ 20.684 millones, es decir un aumento del 104%.

Por provincia, a junio del año pasado 5 presentaban déficits en sus cuentas públicas: Misiones ($ -449 millones a marzo), Río Negro ($ -84 millones), Neuquén ($- 73 millones), Jujuy ($ -59 millones a marzo) y Entre Ríos ($ -17 millones) De éstas, en 2014 todas pasaron a una situación superavitaria salvo Jujuy que se mantuvo en terreno negativo con un saldo de $ -72 millones, mientras que la única que transitó de superávit a déficit fue Santa Fe con un rojo de $ -196 millones.

Así lo analiza la consultora que dirige Félix Piacentini, quien ratificó estos números en una entrevista realizada en Apuntes de la Mañana, por Radio 2, destacando: “Lo que se lleva la mayor parte del presupuesto, lamentablemente es el gasto salarial. La mayoría de las provincias ajustó el gasto en personal, que es el gasto salarial porque  la dinámica del empleo público sigue creciendo en las provincias y lo que se hizo es ajustar los salarios. El gasto salarial en todas estas provincias, creció en un promedio del 35% con una inflación del 40%; hay un ajuste real en definitiva, descontando la inflación. El gobierno nacional no ajustó el salario, siguió creciendo en un 41%. Como ocurre siempre en época de crisis, cuando hay que ajustar cuentas, lo que más se ajusta es en obra pública. Siempre es más fácil pelearse con 100 contratista que con 2 millones de empleados públicos. Ahí es donde se ajusta”.

El gobernador Eduardo Fellner hace exactamente eso, prioriza la obra pública y no los salarios de los trabajadores y es por ello que se sigue endeudando la provincia, generando salarios míseros y con más personal en la Administración Pública.

“Donde más se ajusta es en la obra pública”, sostuvo Piacentini como consigna para bajar los gastos del Estado y no estar en permanente default. “Para tener una idea, si descuento la inflación y  hablo de volumen de la obra pública, en el primer semestre, en conjunto, la obra pública disminuyó en volumen  casi un 10%. Es allí donde se maneja más el ajuste. Para el caso de Jujuy concretamente no ajustó el gasto en personal; en el primer trimestre se aumentó el gasto salarial casi  un 41%, prácticamente a la par de la inflación; no hubo disminución del poder adquisitivo, del empleado público. Sí se ajustó en la obra pública, se mantuvo en términos constantes en gasto nominal, quiere decir que se ajustó en gasto nominal, quiere decir que con un 40% de inflación, hay una disminución constante en volumen. Se gasta lo mismo en pesos corrientes en valores nominales, lo que es en obra pública a comparación del año pasado. Si se gasta lo mismo, y hay un 40% de inflación, quiere decir que hay un 30% menos de volumen de obra pública  de este año comparado con el 2013. Lo que se hizo es ajustar es el nivel de obra pública y a pesar de cerrar con déficit, este año Jujuy logró igualar el aumento de ingresos al aumento de gastos,  más o menos amentó un 30% los ingresos y gastó lo mismo, pero como se viene en una dinámica negativa de años anteriores, ese igualación de ingreso a gastos, no logra a pasar a tener en positivo las cuentas públicas”.

Félix Piacentini destacó como hecho puntual, que las provincias no  pagaron algún costo social por el ajuste de sus cuentas. “La habilidad de las provincias que ajustaron el gasto salarial, ha sido contener la presión de sus trabajadores para brindar mayores aumentos”.

Recalcó que fue fundamental para evitar conflictos, el diálogo. “Este tipo de situaciones sin diálogo son muy difícil sobrellevar. La estrategia más aplicada para estos casos es explicarle a la gente cómo está la situación, explicarle que si no se hace un esfuerzo entre todos, la situación se puede complicar. Obviamente se puede mantener con el ejemplo, demostrando que no se gasta de más en otras partidas, y demostrando que el esfuerzo es compartido. Ahora cuando la gente se da cuenta que ese esfuerzo no es compartido, allí puede surgir conflicto”.

Se viene un fin de año complicado anticipó, inclusive para las provincias que no cerraron en rojo sus números. “El segundo semestre del año es el más complicado y es allí donde se prenden las luces del tablero. Se ha logrado en general para las mayorías de las provincias, la demanda salarial, pero   en este segundo semestre, todo lo que se contuvo, seguramente  va haber una presión salarial mayor, a medida de que la inflación aumente.   El panorama para el segundo semestre va a ser más complicado para las cuentas públicas; todo lo bueno alcanzado en el primer semestre, corre el riesgo de perderse en la medida en que no se pueda contener el gasto de la misma manera que la primera mitad del año”.

Consultado sobre si se va profundizando la crisis si no hay medidas contra la inflación, destacó: “La recesión se va a profundizar, hasta ahora no hay ninguna provincia argentina, ni siquiera Neuquén que tiene el yacimiento Vaca Muerta, con tanto recursos. No se han podido escapar a un panorama recesivo; eso implica que las recaudaciones tanto provinciales como nacionales se van a desacelerar a medida que la recesión avanza y por otro lado la dinámica del gasto es siempre mayor en la segunda mitad del año con el aguinaldo, las fiestas,  entonces con una inflación del 40% que ha erosionado el poder adquisitivo de la gente, la presión salarial va a ser mayor”.

El especialista consideró finalmente, que “es allí donde los ingresos desaceleran y la presión del gasto aumento; obviamente que el panorama es mucho más complicado en la segunda mitad del año que en la primera. Estar muy atento, mantener el diálogo, tratar de mostrar una prudencia  fiscal en todas las demás partidas que se viene; pero lamentablemente desde el punto de vista fiscal, la obra pública no se va a recuperar  la segunda mitad del año porque es la variable de ajuste principal para cerrar las cuentas. Hay que esperar una situación fiscal más deteriorada”.

Cargando ...