Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Economía

En 2013: el 50% del empleo de Jujuy lo generó el sector público

El economista Félix Piacentini, de la consultora NOAnomics, anticipó un año difícil en materia de acuerdos salariales, motivados principalmente por el fuerte crecimiento del empleo público.

En una entrevista en exclusiva con Radio 2,  Piacentini puso en relieve el alto grado de crecimiento que tuvo el empleo público en todo el país y especialmente en la provincia de Jujuy, donde creció a un ritmo del 4% anual.

Según un informe de NOAnomics, el 2013 cerró con una planta de 1,98 millones de empleados públicos provinciales, lo que implica cerca de 592 mil agentes más que en el año 2003 y un aumento punta a punta del 43%.

En lo que respecta específicamente a la provincia de Jujuy,  este último año la creación de empleo público fue del 4%. El ranking lo encabezada por Chaco con un 7,6% promedio anual, siguiendo Tucumán y Chubut con tasas del 6%.

En algunas provincias al menos la mitad de los puestos de trabajo en relación de dependencia son generados por la administración pública, tal el caso de Jujuy, Catamarca, Formosa, Santiago del Estero, Corrientes, La Rioja y Chaco. Además se tiene en cuenta que para todos los distritos, salvo CABA, el gasto salarial promedio estatal es mayor a la remuneración promedio del sector privado con brechas mayores al 50% como el caso de nuestra provincia que llega al 55%.
 
Es el norte del país, donde más ha aumentado el empleo público. La lectura que uno puede hacer en estos  diez años de la década ganada o de la década perdida, en  definitiva es que el empleo privado ha crecido más que el empleo público en dos periodos muy marcados y diferenciados. La primera gestión de la etapa Kirchnerista, la de Néstor, en la que el empleo privado creció más que el público en todas las provincias del país. En los últimos cinco años esa tendencia se revierte y prácticamente en  17 de las 24 provincias, inclusive Jujuy el empleo público pasa a crecer en una tasa más elevada que la del empleo privado” afirmó el economista mostrando una dura realidad común a las provincias argentinas.

Según Piacentini, “esta tendencia marca que hay  una pérdida de competitividad de las economías regionales, consecuencia de distintos factores macro económicos, como  el atraso de tipos de cambio, el incremento permanente de costos. Nosotros estamos en una región alejada de los principales puertos del país,  tenemos una incidencia de flete muy importante, que nos afecta en cuanto a la competitividad de las importaciones y nuestras producciones regionales”.

Esta situación, produce una baja de competitividad en las economías regionales. “Tanto se habla de la sojización de la agricultura argentina, en estas latitudes  del norte argentino. Cualquier agricultor casi  está obligado hacer soja porque dentro del cultivo el que más resiste el flete. A menos de mil kilómetros de distancia del puerto uno está pagando casi 1/3 de flete del costo total, cuando el maíz puede llegar a la mitad y se hace inviable” sostuvo.

Agregó que “hay un detalle no menor, al obligar al productor o a las economías a producir más soja que lo deseable, porque  el maíz se utiliza como rotación de suelo para conservar la productividad de los campos, estamos hipotecando la productividad de nuestro agro al futuro, como consecuencia de los elevados costos y fletes”.

Aclaró que los datos del crecimiento son  del empleo en blanco. “Adicionalmente en las economías del norte, no pasa lo mismo en el Estado; puede haber algunas remuneraciones que no estén en blanco como suele suceder en los Estados provinciales para mejorar un poco las remuneraciones, pero tenemos un fenómeno adicional, que es  el mayor grado de informalidad del trabajo. En promedio para  la Argentina, el trabajo en negro es 1/3 del total; en el norte tenemos valores cercanos a un 50%” estimó.

En economías como la de Jujuy, la masa salarial depende más del Estado que del sector privado. “Eso plantea un modelo que es ya insostenible en el mediano plazo.  Se supone que la economía privada es la que genera los recursos para mantener al estado”.

Consultado Piacentini, sobre cómo se hace para salir de esta situación, afirmó: “Estamos hablando de políticas de crecimiento a largo plazo. Lamentablemente a cualquier provincia  en particular le resulta difícil aplicar por el grado de acción o  incumbencia de un gobernador. Claramente hay provincias en las que las economías locales no logran abarcar a toda su población en el sentido de generar  condiciones de trabajo y empleo en blanco y de salario más cercanos al promedio del país. Lamentablemente no se soluciona de la noche a la mañana; hay que aplicar políticas por un lado de mejoras de infraestructura de transporte, que ya comentamos de acercar a la región norte del país a los puntos de salid de nuestras exportaciones. Tenemos un estudio para poner como ejemplo, bastante gráfico. Si se  duplicara el uso de ferrocarril en el transporte de grano de la República Argentina, las economías del norte ahorrarían un 10 % en concepto de flete; estamos hablando concretamente del Belgrano Cargas. Esas son las políticas que hay que empezar a pensar para generar mayor desarrollo y crecimiento económico en esta región del país, conjuntamente con generar un clima más amistoso a las nuevas inversiones”.

Sobre los requisitos que debe ofrecer un gobierno para que vengan los capitales a invertir, sostuvo que “es bastante  sencilla la promesa: un empresario lo único que quiere es seguridad jurídica, quiere saber que en la provincia o en el país en que va a invertir, no se le van a cambiar las reglas a los dos minutos,  no le van a subir impuestos, no le va a cambiar los requerimientos  nacionales, provinciales municipales. En este país hay una maraña de trámites administrativos, de burocracia que se solapa, además de poder disponer libremente de las utilidades de su inversión que también es una limitación que hoy se da en la Argentina. Son pocas las condiciones mínimas que hay que recrear para que una provincia o país pase a ser atractivo a nivel inversiones, más cuando efectivamente nosotros tenemos como país y como región una potencia muy importante como proveedor de alimentos y de agro industria en el mundo en las próximas décadas”.

Finalmente, sobre cómo avizora el panorama en el corto plazo en Argentina, declaró que “va haber una  puja distributiva muy importante en el 2014 porque el modelo que hasta el día de hoy estuvo vigente, estaba basado  en el consumo a partir de un incremento importante del salario real. Hoy esa realidad no puede continuar en el tiempo, el salario real se va a mantener, incluso se puede disminuir. Va a ser un año bastante complicado en el sentido de las negociaciones salariales, crecimiento bastante moderado. En esta región del país tenemos buenas perspectivas agrícolas; ojalá se mantengan en el tiempo, quizás posiblemente crezca  el norte un poquito más que la media nacional”.

Cargando ...