Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

diálogo de altura

Ricardo Aronovich: sus inicios, sus maestros y su pasión por la dirección de fotografía

A sus 89 años Ricardo Aronovich es un referente en el cine nacional e internacional por su destacada labor como director de fotografía. En uno de los encuentros propiciados por el Festival Cine de las Alturas, el prestigioso invitado habló de sus inicios en la composición de imágenes, sus referentes, la nostalgia por los films en blanco y negro y cómo fue que llegó a trabajar en la industria del cine de Europa.

Con la sala mayor del Teatro Mitre colmada de espectadores, se llevó a cabo la actividad “Diálogos de Altura” con una de las personalidades más reconocidas del cine mundial: el director de fotografía Ricardo Aronovich. Como anfitrión de este encuentro estuvo el director artístico del Festival Internacional de Cine de las Alturas, Daniel Desaloms.

Aronovich formó parte de los primeros movimientos del cine independiente argentino y acompañó a grandes directores en toda su trayectoria.

Desde niño ya sentía instintivamente su pasión por la puesta en escena, “cuando tenía 10 años conocí a un titiritero, Javier Villafañe, que me enseñó hacer títeres y crear historias, desde entonces comencé a hacer obras de teatro de títeres para el barrio. Podría decir me empezó a gustar la puesta en escena”, comentó.

A los 19 años, tuvo su primer deslumbramiento sobre el cine, lo que le hizo cambiar la visión de su futuro.

Era un día de mucho frío y nieve, estaba en Chicago, iba caminado a donde vivía en el campus de la Universidad y pasé por un edificio neogótico pequeño, en donde decía cine club. Entré porque hacía frío y me gustaba el cine, ya empezaba la función y caí impactado por lo que estaba mirando. Era una película genial, fue un quiebre que me abrió a otras cosas, un punto de partida extraordinario y definitivo”.

Sin embargo, su interés particular por el mundo de la fotografía comenzó mucho antes: “Yo tenía un tío que hacía documentales y encontré en la casa de mis abuelos una gran maleta llena de películas, negativos y positivos, que me fascinaron y ahí descubrí la descomposición del movimiento. Esto me fascinó, creo que tenía instintivamente implementado en mi ser, toda la fotografía, porque dibujaba mucho desde chico y bastante bien, siempre me gustó la composición y también la pintura que la seguía por mi cuenta"

"Me fabriqué un proyector con una caja de zapatos, una lupa, un tubo y una luz. Luego empecé a dibujar sobre celofán, lo pegaba con cola y tinta china, haciendo un cine primitivo de las cavernas”, bromeó Ricardo.

Ese talento natural en el salió a luz gracias a dos personas o “gurúes” como él les llama. “Tuve dos maestros, Simon Feldman y Tabernero. Con ellos aprendí lo que es hacer puesta en escena y el “abc” de la estructura cinematográfica. Es por eso que a pesar de que la fotografía fue mi decisión, nunca la despegue de la puesta de escena, los colores y las pinturas”.

Feldman fue el primero en llamarlo para hacer una película, “Los de la mesa 10”. Fue un trabajo diferente porque rompió el sistema de iluminación convencional con el que se trabajaba en el cine argentino,  que en ese entonces existía bajo las normativas que imponía la industria americana. Desde ahí comenzó a proyectarse como el primer director de fotografía que intentaba establecer otras forma de manejar la luz y de ambientar las escenas.

Luego de su innovación en el cine nacional (en donde trabajo con varios directores de esa época), se fue a Brasil donde filmó “Los fusiles” de Ruy Guerra. 

Emigró a Europa y trabajó con grandes directores que son parte de la historia del cine. “Yo no quería ir a Europa nunca lo pensé, fui con Ruy Guerra a hacer su otra película 'Dulces cazadores'". Ahí comenzó a ser requerido por su talento por prestigiosos directores, llegando a filmar películas como “Invasión” y “Providence”.

Para cerrar este encuentro de lujo, Ricardo reflexionó, “El cine para mi es extraordinario y me llevó a conocer personas que nunca olvidaré”.

Vale destacar que a modo de homenaje, en el marco del festival se proyectará una selección de sus mejores trabajos: el miércoles la película “Los venerables todos” a las 15: 15 hs en la salas de Annuar Shopping y el jueves “Providence” en el mismo lugar a las 16:40 hs.

Cargando ...

Compartí tu opinión