Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

TRIPLE CORONA

Matías Ola sufrió hipotermia y no pudo terminar la hazaña

Por hipotermia, el nadador tucumano Matías Ola, debió abandonar su sueño de atravesar a nado el Canal de la Mancha sin traje de neoprene. Tendrá revancha.

  • Ola buscaba ser el primer argentino en obtener la Triple Corona de Aguas Abiertas.
  • Todavía le faltaban 7 horas de nado al tucumano para terminar con el cruce.
  • Matías Ola volverá el año entrante a cumplir su hazaña en el Canal de la Mancha.

E l joven tucumano saltó de la embarcación Louise Jane para zambullirse en las frías aguas. Partió desde Dover en Inglaterra y buscaba llegar a Calais, en Francia. Hay 42 kilómetros de distancia entre uno y otro punto.

Ola buscaba ser el primer argentino en obtener la Triple Corona de Aguas Abiertas, que además del Canal de la Mancha incluye otras dos hazañas que ya completó: el Canal de Catalinas, en California y la vuelta a la isla de Manhattan en Estados Unidos.

“El problema principal fue que entré en hipotermia. Fueron siete horas de travesía. En un punto no empecé a sentir mis piernas y después empecé a sentir que el cuerpo me temblaba, que es un signo bastante importante cuando uno se expone en aguas tan frías. Y desde afuera notaron que había bajado el número de brazadas. Hice el mayor intento y hasta ahí me acuerdo. El barco se acercó y me dijeron que tenía que salir y yo no quería pero me sacaron”, cuenta Ola.

“Yo sentía que podía, pero con cierta dificultad, con frío, trataba de asimilarlo en mi cabeza como algo normal. Trataba de no bajar los brazos por mí mismo, Mi entrenador nunca hace eso (tomar la decisión de sacarlo), él siempre me empuja a seguir”.

Pablo Testa, entrenador de Ola, explicó que “cuando uno entra en hipotermia, en el primer grado, las personas pedimos ayuda y queremos salir, La hipotermia tiene fases que se manifiestan de diferentes formas. Yo nunca había visto llegar a la última etapa, previa al desmayo. El no respondía a mis órdenes, por eso dice que se acuerda”.

“Largamos bien, la temperatura en el puerto era de 16,4º. El tema fue que a medida que nos introdujimos en mar abierto empezó a bajar la sensación térmica, Yo sentía frío adentro del barco, pero él seguía nadando, ha nadado a 0  grados. Pero a medida qu anochecía el agua bajaba de temperatura y llegó a 13º. Muy pocas personas en el mundo soportan estar a esas temperaturas”.

“A las 4 horas me dijo que no sentía las piernas. Cuando iban 5 horas y medio su ritmo de brazadas bajó y llegadas las 7 había bajado a 42 brazadas y nadaba en forma oblicua, yo me di cuenta que cerraba los ojos y hablaba balbuceando, no tenía sentido lo que hablaba, estaba en una fase extrema de hipotermia. Cuando le dije de salir me dijo “yo no quiero salir” pero lo obligué. Estábamos en la mitad y le faltaban 7 horas”, relató el entrenador de Ola.

Fuente: La Nación

Cargando ...