Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

comentario

Osvaldo Víctor Fernández: todo el cielo pampeano

 

Osvaldo Víctor Fernández: todo el cielo pampeano

 

 

 

“allí donde los pájaros van a morir de viejos/van a parar las palabras”

 

La historia me dio la sorpresa/que jamás hubiese imaginado/aunque sólo se trató de luz, tal el lanzamiento de este intenso poemario de Osvaldo Víctor Fernández: Luz de luz. Tal apelación al lector, desde el vamos, “pronto vas a escucharme” da paso a un lenguaje donde de azul y cielo aflorarán en muchos espacios del libro. “Son tres luces que han venido de algún cielo”, líneas que dedica íntimamente a Araceli, Sabrina y Abril, ésta, su nieta. Una bella imagen sintetiza este poema: “triángulo que encierra el Universo”.

Poesía creacionista la de nuestro autor de Cañuelas, desde donde traza un viaje rememorando infancia, aquella que hemos tenido en viejos tiempos –acaso—en la feliz periferia bonaerense, aquel Sur  campesino. A la vez que juega con el lenguaje, interpela: “todas las tardes/esperaba que vinieras a jugar conmigo/tenía guardado entre mis juguetes el Universo/quería que juntos/le sacáramos la piel/para ver qué tenía debajo”. Y así siempre el ludo, sí, para  que también juguemos leyendo la imagen toda bellamente concebida en este poema convocante. Uno solo se aproxima al poema, el poeta tendrá la única palabra: la de su íntima creatividad. Aunque el lector tendrá su rol interpretativo, su “doblaje” que recreará el poema. Es todo un tema.

No faltará  homenaje a Alejandra Pizarnik, “en las amapolas de tu niñez anciana”… “aquel cóctel maldito del setenta y dos”, para cerrar la evocación concluyendo que habitará en “ese aire infinito”. Y sí claro, ¡Alejandra infinita! Y suma otras cuestiones  como el exilio, esa otra “oscuridad”. Agrega un  retrato de   Frida Khalo,  de cuerpo presente en Luz de luz.

Nos encontramos con espasmos de artes poéticas, “allí donde los pájaros van a morir de viejos/van a parar las palabras”, paralelismo que cierra con una inflexión emotiva, sentimental: “los abrazos/que no han sido dados”. Sorprendente  arte compositivo. Y uno, en la aproximación, arriesga: ¿hay una maduración escritural, un asentamiento, un “antes” donde la memoria se reescribe y almacena el poema?- Más allá de cierta obviedad, imagino al poeta observando, recordando, anotando el poema.

En suma, una poesía vestida de azul y cielo, donde el poeta bonaerense intenta y logra, sin duda, a través del andamiaje poético. Se vislumbra un ansia de filosofar en ese juego, re-pensante, en ese “regreso” emprendido  hacia el pasado y hacia la poesía, in situ. Lo lúdico, bien lo expresa Roxana Palacios en el profundo prólogo, “el juego sutil del intercambio”, va desbrozando  un ida y vuelta, una dialéctica, pero con fuerte  contundencia existencial.

Osvaldo Víctor Fernández nació en Cañuelas, Provincia de Buenos Aires, en 1952, y podríamos enmarcarlo en la pos-generación intermedia. Fino poeta huidobriano, a mi entender,  que deslinda un sustrato lírico, para asombrarnos con versos como “que es tu viento el viento y podés guardarlo al cerrar la mano”. Tal ensamble en la textura,  también logra espacios anafóricos: “hay un mar en calma/que late y aún dos destinos/después de un largo destino”. Destacable el trabajo de lenguaje, de composición. Otro tema que aflora en su poemario, es el Tempus fugit, “era una vez un siglo” aunque “alumbrado por una luz”, (una intensa luz de luz.)

Sí,  estimado poeta, había un cielo. Cobijando la pampa bonaerense.

 

OSVALDO VÍCTOR FERNANDEZ, (Cañuelas, 1952) cursó estudios en la Universidad Tecnológica Nacional. Integra la Asociación de Artes y Letras de Esteban Echeverría. Es co-fundador y organizador de “Cuentos y Poesías del Sur”. En 2013 publicó su primer poemario, “Mis horas violetas”. Ha publicado sus poemas en revistas nacionales e internacionales. Ha integrado la Antología Internacional “Una mirada al Sur”. Co-dirige actualmente el café literario “Umbral  de Poesía”, ubicado en el corazón de San Telmo, de gran concurrencia- Y es un fiel asistente a todas las tertulias literarias de la Ciudad de Buenos Aires y del Conurbano Bonaerense.

 

Sebastián Jorgi 

Periodista, escritor, profesor en Letras bonaerense.

Cargando ...

Compartí tu opinión