Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Vida sana

Qué es y por qué aparece la milia y cómo eliminarla

Esos puntos blancos que son tan comunes en los bebés también pueden afectar a los adultos. Como parecen brotes de acné, muchas personas tratan de exprimirlos en cuanto los notan, pero no solo no logran extraerlos, sino que lastiman el área. A pesar de que su aspecto no es estético, en realidad no hay nada de qué preocuparse.

Compartimos contigo lo que debes saber acerca de estos puntos blancos y algunos consejos para eliminarlos de manera segura.

Qué es la milia

Ese es el nombre médico que reciben esas pequeñas vesículas o quistes que, a primera vista, tienen apariencia de puntos blancos. También se les conoce como milium o acné miliar. Son más frecuentes en los bebés; tal vez los has notado, los puntos suelen estar en la zona de los párpados y de la nariz, pero los adultos no están exentos de esto. Se trata de una acumulación de pequeñas escamas que quedan atrapadas en sacos diminutos en la superficie de la piel de la zona afectada.

Lee también: ¿Qué es esa aguda y punzante sensación que a veces sentimos en el pecho?

Acné miliar

Este es el acné que se presenta en los bebés. Es posible que aparezca en los primeros días de vida o un par de semanas después, afecta zonas como las mejillas, la frente, la barbilla y a veces hasta la espalda. Al igual que el acné común, los granitos están rodeados de piel rojiza. No se sabe con certeza qué es lo que lo causa, algunos expertos creen que se debe a las hormonas de la madre que el bebé recibe mientras se está gestando. O bien, podría ser una reacción a los medicamentos que el pequeño o la madre estén tomando, pues ella se los transmite cuando lo amamanta.

Con el paso del tiempo, el acné miliar se irá por sí solo. La duración es de algunas semanas a tres meses; si no ha desaparecido en este periodo, conviene consultar al pediatra para descartar otro problema o para que recete alguna pomada que ayude a eliminarlo. Los médicos opinan que, si se repite con frecuencia, es señal de que el niño padecerá acné cuando llegue a la adolescencia.

Milia en adultos

Las causas de los puntos blancos en los adultos son distintas de las de los bebés y se les conoce como milia secundarios. Por lo general, se presentan en cualquier área de la piel después de que esta ha estado expuesta a un procedimiento o un trauma como una quemadura, ampollas, dermoabrasión, radioterapia, daño solar o por usar cremas con corticoides por tiempo prolongado. Pero también hay que tener presente que la genética influye en la aparición de los mencionados puntos blancos.

Tipos de milia

A pesar de que se trata de quistes benignos, en los adultos se presentan por diversas causas. Por eso existen varios tipos de milia que se clasifican como se detalla a continuación:

  1. Milia juvenil. Se debe a desórdenes genéticos raros como síndrome de carcinoma nevoide de células basales, síndrome de Gardner o el síndrome de Bazex-Dupré-Christol.
  2. Milia en placa. Se origina debido a enfermedades de la piel genéticas o autoinmunes, por ejemplo, lupus. Los quistes pueden tener un diámetro de varios centímetros. Este tipo de milia aparece principalmente en los párpados, las orejas, las mejillas o el mentón y las primeras afectadas son las mujeres de edad media, aunque también se presenta en adultos y niños.
  3. Milia eruptiva. En este caso, los quistes dan comezón y afectan el rostro, la parte superior de los brazos y el torso.
  4. Milia traumática. Es el resultado de un trauma en la piel, como una quemadura, irritación o ampollas.
  5. Milia causada por ciertos ingredientes. Se presenta cuando la piel de una persona es sensible a cremas u otros productos que contengan aceites minerales o lanolina. En este rubro también está la reacción de la piel ante las cremas con esteroides, pero este efecto secundario es raro.

Lee también: 6 sencillos ejercicios para reducir la inflamación y mejorar la digestión

Cómo eliminarla

Qué es y por qué aparece la milia y cómo eliminarla

En general, la milia desaparece sola, como ya habíamos dicho. Su presencia no es un signo de alarma, por lo que no es necesario acudir al médico, sin embargo, hay algunas recomendacionesque son útiles para ayudar a eliminarla:

  • No aprietes ni pinches los puntos, solo conseguirás lastimar el área.
  • Mantén limpia la zona. Lávala todos los días con un jabón suave y sécala dando golpecitos con una toalla.
  • Los adultos pueden aplicar vapor para ayudar a abrir los poros y facilitar que los puntos desaparezcan. Basta con abrir la llave del agua caliente de la regadera, dejarla correr un poco y cuando el cuarto se llene de vapor, permanecer en él de cinco a ocho minutos. Pasado ese tiempo, enjuágate con agua tibia y seca la piel suavemente con una toalla.
  • Exfolia la zona. Se recomienda usar exfoliantes con ácido salicílico, ácido cítrico o ácido glicólico.
  • Aplica agua de rosas. Este líquido tiene propiedades antiinflamatorias que son muy beneficiosas para la piel. Rocía la zona afectada por la milia dos o tres veces al día.

En los casos en los que representa una verdadera molestia para quien la padece, existen diversos tratamientos que solo un médico puede determinar si se deben usar y cuál es el más indicado para el paciente. Estos incluyen crioterapia (aplicación de nitrógeno líquido), retinoides tópicos, peelings químicos y el uso de láser, entre otros.

 

Fuente: Genial.guru

Cargando ...