Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

COMENTARIO

Despedida de una cineasta

 

UN ADIÓS PARA AGNÉS,  LA ESPIGADORA

 

Qué mejor para despedir a la gran Agnès Varda que leer el cuento de María Teresa Andruetto (esa otra grande nuestra) donde evoca el filme “La Felicidad” (Francia, 1965) de la realizadora belga. Así también se titula su relato donde, al intentar definir la felicidad, se asoma, irónicamente, al desencanto. Leemos: “ Lo cierto es que hace tiempo que ella ha decidido aceptar la vida tal como es, ha resuelto ser feliz. (…) La dicha de la vida consiste en tener siempre algo que hacer, alguien a quien amar, alguna cosa que esperar y ella tiene qué hacer, tiene a quien amar, no sabe bien qué puede esperar pero seguramente algo aparecerá.”


No recuerdo haber visto el filme que catapultó a Varda como una de las iniciadoras de la Nouvelle Vague francesa. Pero sí tengo muy presentes las soberbias imágenes de sus películas documentales. Entonces puedo decir que accedí a un estado de felicidad al ingresar a ese mundo con sus espacios abiertos, sus objetos venerables y sus entrañables personajes. Porque esa mujercita que murió nonagenaria el pasado 29 de marzo supo ejercer la dicha en su imparable quehacer.

Vivió siempre con la certeza de que “algo aparecerá” y nos enseñó a espigar: a encontrar aun en lo más deleznable, la belleza de la existencia.

 

 

 

 

Yolanda Beguier, espectadora, lectora

 

.

 

Cargando ...

Compartí tu opinión